lunes, 4 de marzo de 2013

Shamir, la liebre y el tigre

Shamir recorría el camino triste y amargo, sus ropas ondeaban con la fuerza del viento, su cólera iba en incremento, no requerías mucho esfuerzo para ver la injusticia que gobernaba el mundo, los ricos sometían a los pobres, los hombres a las mujeres, los adultos a los niños. Nadie se preocupaba de nadie!
Iba masticando su cólera y tristeza cuando se perdió en el bosque y ahí fue testigo de un evento mágico, lo mas inusual en este mundo y otros, vio un tigre herido, estaba tan mal herido que no podía moverse, apreciaba la belleza de aquella bestia cuando reparo que una liebre le traía comida y se la colocaba cerca de la boca. Luego daba dos saltos veloces y desaparecía en el bosque, minutos después volvía a aparecer aquella liebre empujando comida con dificultad y acomodándola cerca de las fauces del tigre herido.

Shamir no podía creerlo, se retiro con cuidado para no asustar a la liebre, volvió al día siguiente y vio que la escena se repetía una y otra vez, la liebre ayudaba al hermano tigre, volvió muchas veces para observar maravillado aquel portento, solo la naturaleza era la única en mostrar semejante ejemplo de bondad pensó, sus ojos se llenaron de lagrimas ante tal milagro, al día siguiente volvió y ya no encontró al tigre, pero vio impresas en el barro las huellas de aquel poderoso animal, la bestia se había curado.


Si estos animales salvajes e inferiores son capaces de tanta bondad nosotros también y se dispuso a repetir el experimento, dispuesto a demostrar la bondad innata de los hombres.
Así pues se tumbo al borde camino fingiendo estar herido, pocas personas pasaron aquel día por el camino y las pocas que pasaron lo miraron con recelo, se alejaban de él y evitaban mirarlo, obviamente la tristeza se instalo en su corazón, pero terco él, decidió seguir con su experimento, solo una persona, solo basta una persona se repetía a cada rato, empezó a llover y luego el frio cubrió con su manto todos los caminos, pero nadie se acercaba a ayudarlo.
Su cuerpo adolorido, cansado y con frio, lloro de pena y vergüenza por la humanidad, nadie se acerco a ayudarlo, estaba más deprimido que al comienzo de este cuento y cuando el frio se anido en su pecho la voz del viento le susurro al oído,
Shamir, hijo mío, si realmente quieres ayudar a tus semejantes, si quieres darle amor, paz y consuelo, deja de hacer de tigre y SE la liebre!
Shamir lloro de felicidad, la lección estaba aprendida!!


Me contaron esta historia, me gusto tanto que la comparto!

22 comentarios:

  1. Muy bonita historia.

    Un abrazo chico !!.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa historia. Muchas veces hacemos de liebres pero es normal pensar si realmente existirán otras liebres iguales...

    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tambien me gusto! Si al final de la historia recibi el golpe y me hizo reflexionar

      Eliminar
  3. es una ternura, feliz comienzo de semana, beso

    ResponderEliminar
  4. que bonito iniciar la semana con el texto asi!! muchas gracias!! esta hermoso

    ResponderEliminar
  5. La alegría de recibir, solo es comparable con la de dar...Incluso te sientes mejor cuando das.

    Una reflexión interesante...Muchos quieren ser tigres, cuando debemos ser liebres.

    Saludos Gary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejeje eso es muy cierto en el box! jejeje

      Si a mi el cuento me gusto muchisimo!

      Eliminar
  6. Hola:

    Reza cierta oraciòn:
    "...que no busque yo tanto
    ser consolado como consolar;
    ser comprendido, como comprender;
    ser amado, como amar..."

    Una vaya muuuuy alta eh :)

    arturo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy bonito Arturo! gracias por compartirlo!

      Eliminar
  7. Hola Gary. Muy hermosa historia. Y es cierto, en varias cosas, tenemos mucho que aprender del reino animal. Y después dicen que nosotros somos los "racionales"..

    Un abrazo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. exacto! Yo siempre digo somos los mas irracionales!

      Eliminar
  8. La estaba esperando! Qué lindo, me ENCANTÓ el mensaje, es cierto, si pensáramos más en qué podemos hacer por los demás, en lugar de qué pueden hacer los demás por nosotros, todo sería muy distinto.

    Este cuento lleva un tigre como nuestro Tigre, aunque nuestro amigo es más liebre que felino :0)

    Beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tambien me gusto mucho!
      Si, el tigre del cuento es diferente a Pancho! al que me imagino con una fuerza inmensa y un corazón gigantesco que a pesar de los problemas sale adelante!!

      Eliminar
  9. Que tardón que soy XD Muy cierto, aveces perdemos mucho tiempo siendo la víctima cuando tenemos todo el poder en nuestras manos, mente y corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues si! ese es el problema, a veces no ponemos el enstusiasmo y ejercicio necesario!

      Eliminar
  10. Mientras leía la historia pensaba ¿cómo puede ser tan cateto Shamir? No se puede estar esperando la ayuda de los demás, hay que dar siempre el primer paso, que es ayudar nosotros en lo que podamos. La teoría es esa, jeje.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar

han hecho catarsis