domingo, 8 de diciembre de 2013

¿Y tú cuanto calzas?

Cuanto calzas ¿ah? Me pregunto mientras me miraba de arriba abajo.

Cuando uno empieza a crecer y deja de ser niño sufre cambios, ya todos Uds. saben a qué me refiero, de todas maneras lo resumiré, pelo donde no había, crece el cuerpo, cambia la voz, se te estira el cuerpo.
El problema es que el cuerpo no crece parejo, es por eso que a comienzos de la adolescencia somos torpes para desplazarnos, a algunos les crece primero los brazos, a otros las piernas, creando una asimetría temporal que hace que nuestros movimientos sean torpes.

Yo era un niño normal hasta que una mañana me desperté y ya no había proporción entre mis pies y el resto de mi cuerpo.
A mí me daba la impresión que la gente me miraba cuando iba por la calle, señalando mis pies enormes envueltos en zapatillas gigantescas.
Eran como estas pero blancas!
En educación física mis zapatillas blancas NorthStar (¿se acuerdan de esa marca?) parecían dos lanchas! Y resaltaban muchísimo gracias al buzo morado de mi colegio! Lo bueno es que no era el único al que le pasaba lo mismo. Y para mayor suerte aun, había un tipo en mi salón que le sucedió peor, a él le decían Zapaton! Lo suyo era un caso extremo, sus zapatos parecían de payaso!

Lo bueno era que lo fastidiaban a él y no a mí. Tener los pies grandes representa un fastidio, no miento cuando les digo que mi mama sufría para comprarme zapatos para mi talla, caminábamos horas y horas. Recuerdo que una vez entrando a una tienda la vendedora me miro y dijo NO tenemos zapatos para su talla! Y nos dimos media vuelta.
Jajaja Si eres panzón, metes la barriga y la disimulas, si eres miope, usas lentes de contacto, tienes orejas grandes? Una gorrita, o pelo largo lo disimula! Pero ¿cómo disimulas pies grandes? Jajaja

Ahora todo guarda la proporción correcta, con el tiempo me di cuenta que me atormentaba por idioteces, pero todo cambio un día que vi a una chica cruzada de brazos intentando inútilmente cubrir sus pechos, se avergonzaba de ellas. Ahí me di cuenta que estaba haciendo algo mal.

Yo había agarrado la manía de al estar parado usar mi mochila para cubrir mis pies, desde ese día no sentí vergüenza por ese detalle. Mis pies son del tamaño que tienen que ser, están en proporción a mi cuerpo.  ¿Y tú cuanto calzas?

46 comentarios:

  1. Jajajajaja, aquí en España usamos eso de cuánto calzas como eufemismo para saber si un tío está bien dotado o no.

    Yo con 1'90 de altura imagínate como son mis pies pero el único complejo que he tenido en toda mi vida ha sido mi nariz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja aquí también, pero esta entrada no va por ese camino. Bueno ya te conté lo de la arveja en la nariz! jejeje así que por ahí vamos!

      Eliminar
  2. Yo nunca he tenido vergüenza por el tamaño de mis pies, ahora solo tengo un poco de vergüenza por mi panza, pero se soluciona metiéndola (¿oequé?).

    Desde los 14 años más o menos, mi estatura y el tamaño de mis pies siguen más o menos parecidos. Claro, la cara se me ha envejecido y tengo 20 kilos más pero eso no viene al caso. La cuestión es que cuando estaba en 3ero de secundaria calzaba 42, de ahí mis pies crecieron un poco más y actualmente calzo 43, pero en algunos zapatos es 44. A veces es un poco difícil conseguir zapatos 44 y me ha pasado aquello de que veo unas zapatillas que me gustan y me dicen "joven, no hay en esa talla, hasta 42 nomás" o que mis zapatillas favoritas de 5to de secundaria (unas Adidas rojas) aún están en buen estado pero me quedan recontra apretadas, imposible ponérmelas y estar tranquilo.

    Saludos Gary.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja mi pancita siempre me ha acompañado! y aunque le tengo cariño trato de desaparecerla! jajajaja Yo prefiero usar zapatos y zapatillas un poquito mas grande que mi pie para que esten comodos!

      Eliminar
  3. Hay zapatillas para que no se vean tan grandes. Y si de paso usas pantalones sueltos, no tan pegados, no se nota mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Yo usar pantalones pegados!!! JAMAS!!!!! jajajajaja

      Eliminar
  4. pues no se como sea el sistema al medir en otros paises pero en México yo calzo 28 y ya se dice que tengo pie muy grande, nunca me acomplejé por mis pies y eso que antes era chaparrito asi que supongo que se notaba más, ahora ya soy un grandulón (1.85) asi que no se nota tanto.

    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ah caray! la verdad que no se que tipo de sistema usamos aqui! jejejeje solo se que en talla americana soy 12

      Eliminar
  5. Dime de lo que presumes y te diré de los que careces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elmo Nofeo: si hubieras leído la entrada sabrías que aquí no presumo de nada! si no todo lo contrario. Pero al margen de eso! esa frase encierra una verdad aplastante!

      Eliminar
  6. lo importante en donde y como te paras!! feliz finde

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. si? ese es el promedio nacional? caray no lo sabia!

      Eliminar
  8. Promedio, pero tengo una duda, en Mexico se dice que de acuerdo a la medida del pie, se tiene una idea del tamano de aquellito, es cierto eso? es que nunca he checado el pie, nomas aquellito. Oops!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Pues la verdad que esa proporcion tambien la he escuchado por aqui, pero no tengo forma de saber si es cierto o no! Sera motivo de un trabajo de investigacion que espero alguien se anime a realizar! jajaja

      Eliminar
  9. Todos en alguna ocasión nos quejamos de algo de nuestro cuerpo, nos avergüenza y nos causa una cantidad de problemas. Lo importante de todo eso es que tenemos que aprender a querer nuestro cuerpo con todo aquello que ya sea de mas o de menos pero finalmente así somos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues si, has resumido la idea de una manera magistral!!! muchas gracias! y YO DANDO TANTAS VUELTAS! jejeje

      Eliminar
  10. Me alegro que superaras esa situación, aunque lo peor es no encontrar zapatos de tallas grandes, eso ya no depende de la autoestima. Ay, Gary, si me preguntan así, fuera de una zapatería, cuánto calzo, sólo podría contestar que "depende del estado de ánimo", jeje. Bueno, a mí me dejó de crecer a los 16,... el pie, quiero decir, jeje, y me quedé en la talla 42, pero después se cambió por el nuevo sistema que llaman "europeo", aunque creo que es el mismo que usan en el Perú, y pasé a tener un 43. Ese cambio de tallaje fue un trauma para muchas mujeres, terrible, había mujeres contentas con su 39 de toda la vida y de repente tenían que entrar a la zapatería a pedir ¡¡¡un 40!!!, qué horror. Imagínate la situación: "Bueno,... en realidad son para mi hermano", "¿Con esos tacones?", jajaja. Un abrazote, Gary.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja caray! aqui el sistema americano nos invade asi que se manejan ambos de manera simultanea!

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. asu! mis respetos! quien como tu! debe ser facil encontrar calzado como te gusta!

      Eliminar
  12. Gary:

    Estoy intentan comprender el significado freudiano de esta entrada, en el caso mio mi subconciente es poderoso, no sé en el caso tuyo, pero ya me voy haciendo una idea.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, veo que tu sub sub sub consciente es poderoso y te vas de frente a ese tema jajajaja pero no, esta entrada no va por esos caminos!

      Eliminar
  13. Y se da uno cuenta de pronto que entra en la edad adulta porque va pegando pisotones con esos pies cada vez que monta en autobús o en el metro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj si, me ha pasado! pero cuando bailo! que siempre resulta algun herido o herida! jajajaaja

      Eliminar
  14. Mira que ni me acuerdo de aquellos cambios...Aunque los veo en mi hijo adolescente. Sobretodo en los pies. Hace una semana le compre unos 37, y luego se compró unos botines como los que usa Messi (siendo mi hijo un fanático estricto del Madrid) 39...

    Saludos. Veo que Don Cayetano visita tu blog ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray! yo si me acuerdo jajaja mis padres se asombraban como tu, que tenian que comprarme zapatos a cada rato, porque me quedaban chiquitos en dos meses.

      Eliminar
  15. del 8 jahaha tengo pie de princesa¡
    saludos

    ResponderEliminar
  16. Buen mensaje el del final!! Yo nunca me he quejado de nada o avergonzarme de algo.
    Yo ni tengo los pies grandes, ni pequeños :)

    ResponderEliminar
  17. La verdad en mi caso es raro depende del tipo de calzado, 40 y 41... ¿qué cosas no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de que depende? del largo de la uña?? jajajajjaa

      Eliminar
    2. La verdad no se con zapatillas deportivas soy de una talla, con botas o zapatos de vestir soy otra, con mocasines otra y sandalias otra... no entiendo waaa pero mis pies son bonitos y suavecitos, me gustan

      Eliminar
    3. que extraño, realmente extraño!

      Eliminar
  18. Bueno, a mí me pasaba al revés de ti. Cuando buscaba de adulta, zapatos de mi talla, no encontraba, porque los modelos que me gustaban no venían en menos de la talla 37 o 36 a lo mucho :( Ya me acostumbré a usar botas grandes, en Moscú fue peor, las rusas son patonas :( Yo calzo 34. Aunque nunca me traumó, sólo me ponía de muy mal humor ver algo que quería y no poder comprarlo porque me quedaba enorme!!!

    A mí me pasaba lo que a la chica, yo también las andaba escondiendo, pero cuando era adolescente. Odiaba educación física, entre otras cosas, porque la miss nos mandaba a correr varias vueltas al campo de fútbol al inicio de la clase, para calentar. Y al otro lado estaban los chicos ganándose con nosotras cada que pasaba una, nos jodían con que se movían arriba y abajo pues, a las más "despachadas" peor fastidiaban. Una de mis amigas se ponía la casaca del buzo cerrada hasta el cuello a mediodía y con un sooooollllll horroroso para que se note menos! Y había una, que si era la reina, a la pobre la trataban bien feo por eso, le decían que se cacheteaba con ellas :O A mí más o menos, yo creo que pensaba que las tenía más grandes de lo que mis ojitos podían ver, pero no me gustaban igual. Ahora ni siquiera las tengo parejas y la verdad no me interesa :D Me habría ahorrado muy malos tragos si no le hubiera dado importancia a ese asunto, que con el tiempo resultaba ser más atractivo para los chicos, que un defecto como yo lo veía :D

    Becho ;)

    ResponderEliminar
  19. ...yo sólo calzo 40 y nunca me palteado por eso

    ResponderEliminar
  20. Yo estoy enamorada de mis piecitos, trauma ninguno, mi mamá siempre me compraba uno o dos números más, por sí me crecían, y poco lo hicieron. Recuerdo con horror las bolas de algodón en la puntera de los zapatos. El único problema es de los fabricantes que no hacen zapatos de mujer chiquititos con tacón. Bueno para que lo sepáis tengo sandalias de verano de la talla 32, en invierno es más fácil con plantillas y calcetines puedo ponerme hasta un 35-36. Pero orgullosa de mis pies.

    ResponderEliminar

han hecho catarsis