lunes, 18 de junio de 2012

Un besito inesperado...

Estaba un niño llorando, al parecer tiene un trauma porque cuando ve acercarse una persona de blanco se pone a llorar como si tuviera a Lucifer delante suyo, seguramente le queda el recuerdo de la ampolla que alguna buena enfermera le aplico, y sin embargo la idea de que todos los que visten de blanco le van a poner una ampolla no se le ha quitado.
Yo que estuve en mis 5 minutos de paciencia propia de un maestro ZEN me acerque al niño, empezó a chillar como loco, yo me quite la chaqueta (para no seguir asustándolo) y lo primero que le dije fue ¿qué paso porque lloras? Con el labio temblando me respondió “No quero ampolla”, yo asentí y le alcance un vasito con agua, lo cargue y lo senté en el mostrador, me pareció tan livianito el cuerpecito del niño que me produjo ternura.
No te van a aplicar ninguna ampolla le dije, se usan ampollas en otros casos, ahora tu medico va utilizar un jarabe bien rico! Que te aseguro te va a gustar, abrí la cajita del jarabe y le mostré el contenido, un granulado rosado que hace un sonido curioso al agitarlo. Mire su receta y vi que era el momento oportuno para que reciba su primera dosis. Le pregunte a su mama si podíamos comenzar, le permití al niño agregar el solvente al frasquito con sus manos y luego le pedí que lo agite con todas sus fuerzas.
Luego de un momento ya estaba listo para usarlo, tienes que tomarlo a las 8, 4 y a las 10 y el con su manito chiquita me mostro 4 deditos! Así es a las 4pm! le dije asintiendo Le vas a recordar a tu mama! Ya? El asintió contento.

Valgan verdades el jarabe tiene un sabor asqueroso! No sé en qué piensan los de la industria farmacéutica para preparar los medicamentos para niños, algunos son intragables, yo tenía un vasito con agua para dárselo, se tomo la primera cucharadita e hizo la mueca que esperaba, le alcance el vasito, toma un poco de agua, el obedeció tranquilo. Lo baje del mostrador y aprovecho para darme un besito y un gracioso grashiasss!!

26 comentarios:

  1. No hay nada más agradecido que un niño...Y es un agradecimiento sincero y único

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto! la mejor forma de combatir sus miedo es con una pizca de paciencia y amor!

      Eliminar
  2. Si es que los niños son sinceros... y como dice Manuel no hay nada más agradecido que un niño.

    Un abrazo chico !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el abrazo!, sip los niños (la mayoria) son simpaticos!!

      Eliminar
  3. No gutta Jarabe.. wacalasss

    Cari, pero en el modo está todo, por eso aunque no sabe bueno con tú trato se convenció.

    A mi el jarabe no me parece q sepa tan feo, son mejores que algunos remedios de las mamas como el cafe con limón que mi madre me hacia tomar cuando me enfermaba del estomago, o la cebolla con azucar, o la emulsión de aceite de Hígado de Bacalao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Yo odio los jarabes! son feos, exceot uno que se llama paltomiel! es taaaan rico jajajaja

      Yo tambien sufrim los remedios caseros de mi abuela! que eran asquerosisisismos, pero efectivos!!

      Eliminar
  4. Gashias Garochin!! :) R

    ResponderEliminar
  5. Es que eres... ¡UN PADRAZO! lástima del mal ejemplo que tuviste, que te obligó a tantos años de tu existencia para superarlo.

    Y, aunque sea con dos días de retraso: ¡FELICIDADES, PAPÁ!

    ResponderEliminar
  6. Siempre he pensado que a la industria farmacéutica los edulcorantes artificiales (y eso que la medicina es pura química) o deben de parecerles un misterio, o deben ser caros de la muerte, que nunca me he explicado que trabajo costará echarle saborcitos de limón, de cola, de naranja, o de gominola de fresa, a los jarabes de las narices o a los envoltorios de las cápsulas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja eso mismo pienso yo!!! que les cuesta un jarabe con sabor agradable!!! jajajaja

      Eliminar
  7. Qué paciencia tienes! yo no puedo con los niños aunque resulte incomprensible por mi trabajo! Pero es superior a mi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmmm pues me da por temporadas la verdad al unico al que le tngo infinita paciencia es a mi sobrino!

      Eliminar
  8. Ohhh que tierno Gary, me encanta el post. Vamos, yo tengo ligero trauma si la cosa es bata blanca acompañada de unos labios pintados de fuerte carmín, jajaja claro que me recuerdan a la señora que me pinchaba cuando niño, aunque ahora que lo pienso, esas son ahora las enfermeras que me ponen, con batas blancas muy cortas y labios pintados de carmin... jajaja Por cierto, los jarabes suelen ser riquísimos, yo siempre tengo la desgracia que todos los que me dan saben a anís.

    Bcios Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los jarabes aqui tienen sabor horrible. jajajaja Yo recuerdo una enfermera que me beso en la boca cuando tenia 6 años! aun no lo he superado! jajajajaaja

      Eliminar
  9. Es la dosis perfecta, la que deben usar los de blanco un poco de ternura y humanidad, excelente mi lindo Gary!!!! beshitos voladores!!!

    ResponderEliminar
  10. JAJAJAJAJAJ que buena, gracias que te encontró en tus 5 minutos de paciencia. y su grashias me recordó cuando mi sobrina quiere llevarse el "shanshito" que tengo en mi cama...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues si, me encontro en mis 5 minutos de paz y tranquilidad! Los niños son a veces unos preciosos angelitos! y en otras son pequeños demonios! jajajaa

      Eliminar
  11. Ay qué lindo! Me hiciste recordar a Alessita, que la tengo que corretear por toda la casa para darle su jarabe cuando tiene ganas de torturarme, porque aquí si que tienen buen sabor, al menos los que la pediatra les manda, María Pía jamás los toma con agua.

    Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja Pobre Alessita!, es que algunos jarabes son intragables!!

      Eliminar

han hecho catarsis