viernes, 15 de junio de 2012

En el dia del padre (Final)

Luego de haber descubierto que mi padre no era quien yo pensaba mi relación con el se volvió distante, Yo hacia lo imposible para hacerle la vida imposible, el tenia otros hijos y Yo lo había descubierto, estaba confundido no sabía qué hacer.
MI gran duda fue si debía decírselo a mi mama, sabía que al hablar mi familia se partiría y tal vez por eso callé, para protegerla o tal vez fue el miedo o la vergüenza.
Decidí callar porque pensaba que así protegía la integridad de mi familia, pero mi comportamiento cambio, yo odiaba en silencio, su presencia me repugnaba, cuando se acercaba para despedirse de mi madre con un beso lo odiaba, cuando besaba a mi hermana también de ahí en adelante no permití que se me acerque, construí una pared.
Las riñas en mi familia eran cada vez más frecuentes y yo siempre tenía la suerte de ser el único espectador de sus riñas. Pero algo había cambiado, algo que no sabia sucedía y fue la providencia la que luego de haber orquestado una opereta nos preparaba para el gran final de la familia Rivera.
Mi madre estoy seguro siempre lo sospecho y si se quedo callada fue por mantener a su familia unida y a sus hijos con un padre y también porque aunque lo niegue le avergonzaba toda la situación. Mi hermana también lo averiguo por su lado, llego a enterarse no recuerdo como y según me parece recordar ambas callaron para protegerme, para que termine bien mis estudios me contaron ellas muchísimo después, sin saber que se me había muerto el corazón, porque mi padre con una carta suya lo mato.
Pero la providencia que hace que la realidad sea más fantasiosa que la ficción decidió bajar el telón!

Salía temprano hacia el hospital, era interno del hospital militar y fui a despedirme de mi mama, la encontré en su cama sentada abrazando sus piernas, había llorado no se cuanto tiempo, pero su cara estaba demacrada y ojeras enormes en los ojos, se abrazaba y se mecía como una niña, rezando una letanía ininteligible, me vio y llorando me estiro sus brazos diciéndome Ya no aguanto más y me hablo sollozando de mi padre y de todas las cosas que había hecho. Mi respuesta la dejo anonadada, Si mama lo sé! Ya lo sé! Se calmo y me miro y luego fue mi turno, Yo era una represa de lagrimas en poco tiempo le conté todo lo que sabía, como me entere y ambos lloramos y lloramos por un tiempo que me pareció una pequeña eternidad.
Llorar (creo) nos hizo bien, ella bajo de su cama, su andar volvió a ser el que era antes y el que es ahora, como una jirafa en la sabana sus pasos eran seguros y elegantes ella mas repuesta me dijo alístate! lávate la cara y ve al hospital! (en eso mi madre no cambiara nunca, ella odia que faltemos a clases o al trabajo) yo le hice caso. El dique de mi alma estaba abierto y aun tenía reservas de lagrimas, al llegar al hospital hable con mi amiga Gisella y ella me escucho atentamente, lloro conmigo y me obligo a rezar con ella (no sirvió de mucho, pero los dos minutos que duro el rezo pude tranquilizarme y juntar los pedazos de mi mismo).
El fin había comenzado, las peleas fueron más seguidas y esta vez eramos los tres contra el, es penoso lo sé, pero Yo hacia lo que el siempre me decía, Gary tu tienes que protegerlas de quien quiera hacerles daño y El era quien mas daño nos hizo. Un buen dia las cosas llegaron a mayores no entrare en detalles, pero unos tallarines voladores aterrizaron en la cabeza de mi viejo, junto con unos platos dizque irrompibles que no pudieron con la testa dura de mi viejo.
Mi hermana y yo arrastramos a mi mama a su cuarto y luego de deliberar un momento y decididimos divorciarnos de nuestro padre. Mi hermana y yo fuimos donde estaba el y literalmente lo sacamos de nuestras vidas. El cogió sus cosas y se fue.
Aquella noche mi madre y yo salimos a caminar y ella me conto todas y cada una de sus sospechas caminamos hasta cansarnos yo la escuchaba atentamente e hicimos un pacto, el estaba muerto para nosotros. Actuaríamos como si estuviese muerto.


Luego de muchisimos años lo volvi a ver (once años para ser exacto), fue una de mis primeras entradas en este blog Tu te pareces a mi hijo (te sugiero lo leas, a  mi me gusta mucho), fue ahi cuando me reconcilie con el, cuando toda esa pena y odio que tenia salieron de mi cuerpo, el llamado de la sangre le dicen. Ahora somos dos adultos que en su momento fueron padre e hijo, por eso me acuerdo de el. Feliz dia del Padre! (saluden a sus padres de mi parte!!)

18 comentarios:

  1. Un historia conmovedora... bufff !!, no sabría que decir, la verdad.

    Un abrazo chico !!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creeme! hay historias peores que las mias! donde los finales son tristes y terminan mucho peor! MI familia estuvo rota, pero poco a poco se van cerrando las heridas.

      Eliminar
  2. El tiempo lo cura todo...Aún el más cruel desengaño.

    ResponderEliminar
  3. Es tremendo. Acabo de leer también la entrada anterior a la que haces referencia, y veo cómo fue el final de la historia. De todos modos, si el matrimonio era irreconciliable, y pesar de tanto dolor, creo que acabó de la mejor manera. Y, andando el tiempo, cuando estas situaciones se terminan superando, nos sirven para hacernos más fuertes, aprender a ver el lado bueno de las cosas, e incluso para disfrutar mejor de los momentos de alegría, que también los trae la vida. Y lo bueno es que finalmente te reconciliaste con él y te quedaste con la conciencia tranquila. Bueno, Gary, y la vida sigue. Como decía Agatha Christie: "Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia delante". Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, somos mas fuertes ahora! Todos!
      Gracias Roberto! Tus palabras me hacen bien!!

      Eliminar
  4. Soy de la opinión de CELSO DE OURENSE, después de ver como has abierto y compartido esta experiencia de tu vida con nosotros, cualquier cosa que se pueda decir estropearía el momento, amén de ser una falta de respeto, me temo... así que, como se suele decir, para hablar por hablar, mejor callar... me ha emocionado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas de las cosas que aqui comparto son cosas de mi vida, tambien de mi imaginacion, lo que he contado es real! tal como sucedio.
      Una opinion tuya, creeme , no la tomaria como una falta de respeto! Por la nada del mundo!

      Eliminar
  5. tu historia me recordo mucho a la mia, eso de "matar y dovorciarnos" del padre y años despues reconciliarme con el...vaya es tremendo..y definitivamente las palabras no alcanzan, no alcanzan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, fue dificil y horrible lo que hicismos, pero si no se hacia , las consecuencias hubieran sido horribles!!

      Eliminar
  6. Tu te pareces a mi hijo, fue una de las historias que me engancho con el alquimista, la recuerdo bien. Gracias por compartir esta etapa (yo se que es eso). Un abrazo enorme para ti Gx.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una de mis primeras catarsis! un abrazo para ti tambien.

      Eliminar
  7. Oh!! creo que fue algo normal de lo que pudo ser, a veces pasan cosas mayores.
    Tarde o temprano uno se da cuenta. Un abrazo y tu padre tambien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias ! un abrazo para ti tambien!

      Eliminar
  8. para mi es un poquito complicado aun las festividades como estas yo no tengo a mis padres tan cerca:(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo se pequeño! pero tienes que ser fuerte! Yo odio mis cumpleaños por eso! tenemos que ser fuertes!

      Eliminar
  9. Tendré que pasarme y leerlo, aunque algo me sonaba de ese mal rollo y de esa reconciliación. Bueno, no me digas por qué pero los chicos siempre tendemos a defender a nuestras madres, es un super instinto que tenemos los humanos.

    bicos ricos

    ResponderEliminar

han hecho catarsis