miércoles, 5 de agosto de 2015

Pasito a paso


POR FAVOR PONLE PLAY antes de comenzar.

Mientras corro en la caminadora veo a la gente pasar por la calle, algunos caminan mirando el piso otros están atentos a su alrededor, algunos van abrigados y otros con ropa ligera es que el invierno limeño es raro.

Mientras corro veo mis piernas, una delante de la otra guardando el equilibrio necesario para no salir disparado y aplastar a alguien. Mis piernas me han llevado a muchos sitios.
Al verme caminando recordé cuando era niño y nos escapábamos de casa para “pasear”, mi hermana y yo éramos cómplices en unas escapadas EPICAS, mi madre nunca se enteró de lo lejos que nos aventurábamos.


Aquí debo mencionar que mi infancia  estuvo rodeada de cerros que tenían minerales preciosos, cerros que en invierno se vestían de blanco y en verano de verde, pero claro el frio no se iba nunca. Había una laguna frente a mi casa y los destellos del sol formaban destellos embriagadores en su superficie.

En la mañana encontraba sapitos negros con patitas amarillas, parecían llaveritos bonitos pero como yo era una bestia ignorante las despanzurraba con mis zapatillas.
La nieve teñía todo de blanco y del techo colgaban colmillos de hielo que hacía ver a las casas como vampiros milenarios. En invierno era una mala época para salir a caminar. Pero en verano era otra cosa.

Recuerdo una iglesia antiquísima de la época colonial, tenía un cementerio a su costado que la hacía ver como de película de terror, tenía una laguna artificial inmensa que poco a poco la iba cubriendo. En esta laguna se criaban truchas y esa laguna estaba repleta que podías literalmente sacarlas a patadas.

Caminábamos distancias increíbles yo con 7 años y mi hermana de 10, pero ahora me encuentro aquí caminando y corriendo pero no he avanzado ni siquiera 3 metros. No me estoy quejando, que quede claro, solo que recordar es volver a vivir y porque me gusta el olor que tiene la mañana, me gusta el primer traguito del café…

16 comentarios:

  1. Recordar demuestra que hemos vivido. Y hemos aprendido (o eso es lo que debe ser).
    A veces, pensamos que no adelantamos, pero solo estamos adquiriendo más experiencia.

    Saludos Gary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues si, he aprendido muchas cosas y aun hay mas por aprender

      Eliminar
  2. Esa es la foto de la casi caida? Que lindos recuerdos... GDL que es dónde he vivido siempre es una ciudad extraña, pues tiene el mejor clima, nunca hace frío, ni demasiado calor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, esa es la foto de la caída, te contare que hoy viernes salí volando jejeje afortunadamente casi no había nadie

      Eliminar
  3. Super bonitos recuerdos, cuando recuerdo mi infancia lo hago con mucha nostalgia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo tambien, sin duda la infancia suele ser la epoca mas bonita, tan llena de irresponsabilidades jejejeje

      Eliminar
  4. jaja ahora tu mamá se va a enterar de tus escapadas :v

    Lo que cuentas es bonito, lo contrario de Lima, no hay mucho que resaltar u.u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja espero que no lea esta entrada, jajajaja

      lima la ciudad no tiene mucho que ver, pero en la sierra de lima! uuuff hay muchas cosas para ver

      Eliminar
  5. *+Gadis a la hora que hablas ! pero yo me daba cuenta cuando salian ¨´ estaban con la nariz roja no me engañaban ademas alguien los veia y me pasaban el dato en el hospital jiji despues del baño de musgo yo pense no mas travesuras te quiero gadis !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja! caray!! yo te quiero mucho! mucho!! Bertha!

      Eliminar
  6. Los recuerdos de la infancia son los más puros.

    ResponderEliminar
  7. Macho que respeta no una una caminadora,
    va al mercado y regresa a pie del mercado con todas las compras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja eso no es ejercicio! que vago eres! jajajaja

      Eliminar
  8. Hay que decir eso de la película. ¡Corre, Forrest, corre!
    Un saludo.

    ResponderEliminar

han hecho catarsis