lunes, 27 de agosto de 2012

El rotulador (Hoy me repito a mismo!!!)

jueves, 13 de enero de 2011

Irene esperaba con ansias aquella pregunta, ¿Por qué no te quedas a dormir? Había ensayado mentalmente la respuesta, debía negarse de tal manera que Santiago insista o mejor aun que le ruegue quedarse, la sola idea de quedarse a solas con el le humedecía la entrepierna.
Irene se enamoro de Santiago en el primer instante en que lo vio. Sus espaldas anchas, sus brazos fuertes y velludos, su rostro de niño pero velludo, su risa sincera y esos dientes tan blancos y derechitos que parecían sacados de una publicidad para pastas dentales.
Fue Irene la que dio el primer paso pero fue tan sutil que pareció que fue Santiago el que la abordo, los almuerzos juntos, las salidas al cine en plan de amigos, hasta que ella le robo el primer beso cuando bailaban en una reunión luego del trabajo. 

Santiago parecía haber escapado del siglo del siglo XVIII, sus formalismos la enamoraban, porque entre otras cosas, antes de el nunca nadie se levantaba de su silla cuando ella llegaba, nadie le había tendido la mano para bajar o subir del carro, Irene se sentía protegida con el y  la situación en la ciudad así lo requería.

Ya nadie salía solo, una histeria colectiva se apodero de la ciudad, la alarmante desaparición de 9 personas, 5 hombres y 4 mujeres tenían en vilo a la ciudad, era como si la tierra se los hubiera tragado, las familias de los desaparecidos se parapetaban frente a la sede policial para que multiplique sus esfuerzos y encuentren a sus seres queridos. Las madres no perdían de vista a sus pequeños, las movilidades escolares contaban con un policía que verificaba la integridad de sus ocupantes, la ciudad entera vivía en un pánico disimulado, no había nadie que no supiera del caso.
Por eso acepto Irene, quedarse a dormir con Santiago. La entrepierna le gritaba que si, la preocupación y el miedo a que algo le suceda la convenció de que era la mejor opción. Ambos entraron al ascensor, el edificio era moderno y limpio. Santiago abrió la puerta con rapidez y un olor raro golpeo a Irene en la cara. 

La habitación tenia un decorado minimalista, como si Santiago se hubiera instalado en los últimos días, la cara se Santiago sufrió una transformación, ponte cómoda por favor, estoy contigo en un momento. Irene paseo por la habitación y en una esquina encontró una caja de cartón de donde parecía provenir aquel olor extraño, la abrió con el pie y vio algo que parecían rocas planas de color amarillento pálido, parecen huesos se dijo a si misma. Se agacho para coger uno de ellos, todos tenían la misma forma, solo se diferenciaban por el tamaño, en una inspección rápida conto 18 de aquellas piezas y como un rayo, sus neuronas le advirtieron del peligro en el que estaba. 
 

Santiago estaba detrás suyo mirándola, casi salivando, sus ojos desorbitados parecían inyectados en sangre, veo que te gusta mi colección dijo con una voz siniestra, Yo colecciono Rotulas

El miedo nos hace reaccionar de dos maneras nos activa los sentidos o nos paraliza, Irene quedo congelada por su propio miedo, Santiago estaba a su lado en lo que toma el parpadear y así sin mas mientras le clavaba el cuchillo en la garganta le dijo Voy agregar las tuyas a mi colección.

40 comentarios:

  1. Impresionante...
    Si es qe los psicópatas parecen normales...o seremos los raros nosotros...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a veces pienso lo mismo! Que es normal!? y que no lo es??

      Eliminar
  2. Buuuuuuuuuu, qué miedo oye, ya estás matando gente! Jajaja, me encantó el relato, al principio pensé que la cosa iba en plan erótico, no me esperaba este final. Siempre me sorprendes, me encanta esa imaginación tuya, para cuándo el libro ah?

    Beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja s ya estoy matando gente!! jajaja
      Me gusta que te gusten mis historias!!
      Pues cuando comence recuerdo haber pensado lo mismo, pero luego me dije y si le doy giro!! y jejejeje termino asi!

      Pues en dos meses llega un equipo para mi que me ayudara muchisimo a terminarlo

      Eliminar
    2. jejejeje... en tu respuesta entendí que esperabas un equipo de disección, o cirujía.

      Eliminar
    3. jajajaja no, un computadora que me ayudara a movilizarme mas facilmente y escribir en donde se me antoje!
      el equipo de diseccion aun lo conservo de la universidad :)

      Eliminar
  3. Hola Gary pasate un ratito por mi blogs para retirar tu Premio! besos

    ResponderEliminar
  4. Qué trauma!!! Por eso nada de confiar mucho en desconocidos... y menos si son TAN DIFERENTES a los hombres de hoy! jejeje
    Me atrapaste con el post desde el inicio!!!
    Muy bueno!

    Beso!

    ResponderEliminar
  5. waaaaaaaaaaaaa que miedo! cheee nooo... sabes, nunca he comprado libros de miedo, porque... pues es otra cosa leer que ver un peli... las pelis no me causan nada, pero leer me transportan a MI como protagonista... // =( ahora... ya no aceptaré que Ed me invite a su nuevo depa que acaba de rentar! y bueno... por si acaso! jajajajaja Beso... (ps. eres muy BUEN escritor) <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajja me sucede igual! cuando leo en cama recojo mis pies por si acaso! jejejeje

      Mucho ojo! mucho ojo!!

      Eliminar
  6. yo tambien hubiera caido redondito jejjeje, que pinche miedo oye y lo peor es que hay gente asi -w-. nomas falto la musica de tensión a la escena final XD.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tambien, soy tan confiado!! jejeje si, la musiquita de psicosis! jejejeje

      Eliminar
  7. Y tenían que ser rótulas precisamente jajajajajajaja. Desde luego, estos coleccionistas son cada vez más raros y maniáticos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, hay cada gente mas rara!! yo coleccionaria meñiques! no tendria que matar a la gente! jejeje

      Eliminar
  8. Parece al tio que colecciona huesos y hace obras de arte con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaa me has hecho reir! si, me lo imagino haciendo artesanias! shakiras, collarcitos, dijes! jajajaja pulseras! jajajaja

      Eliminar
  9. OMFG!!!!! Buenazo :B amo este tipo e historias

    Saludotes!

    ResponderEliminar
  10. Me recordaste un poco tesis, el amor siempre tiene sus peligros y la pasión a veces es una trampa mortal.

    ResponderEliminar
  11. Voy a tener que parar de ligar continuamente. Ah no que ahora que me acuerdo no me como una rosca desde antes de la crisis. Seguro que por eso sigo vivo.
    Estupendo relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja me has hecho reir! Pues tampoco es cuestion de exagerar! la dieta esta bien pero no la huelga de hambre! hay que darle gusto al cuerpo de vez en cuando! jajajaja

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. No se!!! Ayer comenté y no lo veo aquí... me has eliminado maaaalo!

      Eliminar
    2. Imposible, jajaja cuando se elimina un comentario, queda un mensaje , donde especifica si el comentario fue eliminado por el moderador, el autor o blogger. Vuelve a escribirlo pooooor fa!

      Eliminar
  13. Pasé por la entrada que dejaste en el blog...Te lo repito aquí. Tengo un sentimiento que no sé explicar después de leerlo.

    Saludos Gary.

    ResponderEliminar
  14. Un tanto siniestro tu post, mira que coleccionar rotulas auch.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmm pues si, un poco siniestro, pero me gusto escribirlo :)

      Eliminar
  15. Pensé en alguien que rotulaba algo! XD No se me vino a la cabeza el coleccionista de rótulas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja pues si, yo lo ultimo que escribi fue el titulo, mi intencion era comenzar una pequeña historia erotica, pero termino asi! jejeje

      Eliminar
  16. Ciertamente, era de estilo minimalista: ¡ROTULAS! Claeo, que aún podía avanzar por ese camino si fueran falangetas.

    Ese síndrome de Diógenes..., ¡acabamos coleccionando CADA cosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja Pues para gustos y colores (¿no ha escrito los autores?)

      Bueno a Santiago no lo imagino tan viejito para estar coleccionando esos cachivaches jajajaja

      Eliminar
  17. Yo me pregunto, si colecciona rótulas, ¿para qué matar a sus víctimas, si con sólo quitárselas basta? Ya sé, porque podrían reconocerlo... pero debería rever su método, dejarlas con vida y sin rótulas es más pavoroso.
    Un abrazo, Gary.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ve tu a entender al loquito que le gustaria coleccionar rotulas jajaja (y peor al que escribe cosas sobre asesinos en serie que colecciona rotulas) jejeje

      Eliminar
  18. y este galan era farmaceutico?
    Hay que mello!

    ResponderEliminar
  19. También podría titularse "la curiosidad mató al gato". Yo soy de los que ante situaciones difíciles me crezco, y en situaciones de pánico más. Bueno, cualquier situación de pánico excepto encontrarme con un perro con malas pulgas, jejeje.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hubiera luchado y me hubiera puesto en alerta en cuanto veo huesos!! jejeje

      Eliminar

han hecho catarsis