jueves, 2 de febrero de 2012

Historias de Madres (Hoy me repito a mi mismo!)

Estas son tres historias de madres...

¿Quien quiere a Maria Apaza?
Ayacucho 09 de septiembre de 1986

El cuerpo de Maria Apaza  cambiaba, sus pechos habían desarrollado hasta parecer unas pequeñas naranjas, sus caderas adornaron su cuerpo hasta parecer una guitarra, su voz se afino hasta parecer un dulce canto cuando hablaba pero ella no fue la única en notarlo, Santiago el hijo del patrón lo había notado también, una noche sin preguntárselo se acostó sobre ella y luego de dos intensos minutos eyaculo, levanto su calzoncillo y se marcho tan rápido como entro. 

Maria tuvo un torrente de sensaciones, ella encontraba al hijo del patrón muy apuesto, un hombre de piel blanca, cabellos castaños  y rizados y de  ojos negros como sus intenciones. Luego de aquel episodio el la trataba como si nada hubiera ocurrido entre ellos, ella lo buscaba con la mirada sin encontrar nunca una respuesta, el solo se dirigía a ella para pedirle que le alcance algo, Maria Apaza por las noches intentaba recrear con sus manos aquellos dos intensos minutos, pero nada era igual. Las noches se le iban en aquellos vanos intentos recordando su espalda ancha, sus muslos pétreos y aquel cuerpo velludo y ese vaivén que la invadía con un fuego que la penetraba una y otra vez. 

Luego de dos semanas escuchó las conversaciones entre los patrones que Santiago regresaría a la capital, donde luego de tres meses viajaría a Europa a estudiar. Ella lloro por dentro, el objeto de su afecto se iba para siempre.


Maria Apaza nunca tuvo manifiestos de su primera menstruación porque a sus 14 años se dio cuenta que estaba embarazada, nunca se le ocurrió asociar los mareos y vómitos con un embarazo, estaba convencida que era la tristeza la que producía estragos en ella.
Cuando el patrón se dio cuenta de su estado ella ya iba por el quinto mes, la encontró en el pasadizo del segundo piso mientras ella trapeaba el piso de madera a mano y se secaba el sudor de la frente, ¿quien es el padre? le pregunto con voz de trueno, Maria Apaza se enderezo tan rápido como pudo, miro sus pies descalzos y con voz muy queda respondió.


El patrón ya sabia la respuesta, se rió para sus adentros recordándose así mismo.
Finalmente el día del alumbramiento llego, el parto fue doloroso para un cuerpo que no estaba preparado para ser madre, el bebe era como todos los hijos del patrón, lo acuno en sus brazos y se lo llevo, Maria Apaza no tuvo oportunidad de ver a su propio hijo.
Hoy 09 de septiembre, tres días después del alumbramiento de Maria Apaza, nos dirigimos hacia la frontera de Perú con Bolivia, tengo órdenes de llevarla y abandonarla a su suerte.


¿Maria cuando estarás llena de Gracia?
Lima 05 de Mayo 2010

Maria Gracia a diferencia de sus amigas y hermanas se caso por amor, su esposo es un ingeniero respetable y trabajador, ambos son profesionales y a lo largo de sus carreras destacaron cada uno en su área, ambos provenían de familias numerosas donde las cenas eran multitudinarias, caóticas y bulliciosas, la privacidad era un bien muy preciado. Maria Gracia y Sebastián eran el matrimonio perfecto, excepto por una cosa, no tenían hijos.

Antes de casarse ya habían decidido que postergarían el primer retoño hasta poder ofrecerle un clima de estabilidad, las condiciones se volvieron oportunas antes de lo esperado y dejaron de “cuidarse” pero la cigüeña no se asomaba por su cama.
Consultaron  especialistas y todos coincidían en algo, que ambos estaban perfectamente sanos y que la razón por la que no podían concebir era inexplicable.

Ambos se sometieron a cuanta rutina amatoria encontraron y mes a mes luego de probar con el test de embarazo nunca aparecía la cruz, probaron con diferentes marcas, probaron con diferentes poses, probaron con todo.
Y probando y probando pasaron 10 años, la frustración de no poder ser padres mello en su matrimonio y en sus vidas profesionales, Maria Gracia veía con envidia a las mujeres jóvenes que arrastraban a un crío, Sebastián añoraba poder jugar al football con su primogénito. 

Ambos se sometían a diferentes exámenes desde los mas complicados espermatogramas a las fecundaciones in Vitro, era como tener un campo rico en nutrientes y que aunque se siembre y se siembre, nada crecía. Ambos habían perdido las esperanzas de ser padres.
Pídele un hijo a la Luna le dijo una amiga a Maria Gracia. Si quieres pedirle un hijo a la luna tienes que hacer esto…

Ellos son míos
Arequipa 01 Enero 2010
La noticia se difundió en toda la ciudad, al medio día la mitad de la población estaba enterada y para la noche la otra mitad lo comentaba mientras cenaba.
Nunca antes se había visto un crimen así en la ciudad blanca, la policía cercaba la casa con tranqueras para impedir el paso de los curiosos y mantener a los periodistas alejados. El fiscal apareció, como sucede en estos casos, muy entrada la noche.


La abuela dio el llamado a la policía, según consta en el acta, la subteniente Rodríguez atendió la llamada, la Sra. Díaz reporto el crimen y luego se desplomo. Pues fue como se encontró el cadáver de la abuela paterna, sujetando el teléfono.
Se reporta que el padre aun permanece en la provincia de Tacna donde trabaja como camionero trasladando bolsas de cemento rumbo a la frontera con Chile, aunque aun se le considera sospechoso, el fiscal reporta que se ha encontrado una carta que explica el crimen.

La policía ha hecho una búsqueda exhaustiva en toda la casa, juntar los cuerpos ha tomado casi 5 horas. La reconstrucción de los hechos nos hace pensar que Irene Cáceres acabo primero con la vida del mayor de sus hijos Renato (7 años), luego con Lissette (4años) los ahogo con la ayuda de sus propias almohadas, luego procedió a trozar los cuerpos y repartirlos por toda la casa. Finalmente se hizo cortes profundos en brazos y piernas sujeto el cuchillo contra su pecho y se dejo caer al piso, enterrándose el cuchillo en el corazón  muriendo instantáneamente. 
El contenido de la carta se ha filtrado a la prensa con ayuda de unos de los policías de menor rango. Reproducimos la carta 

haz click sobre la imagen para verla completa

8 comentarios:

  1. Asuuuuuuu!!!!!!! Gary ahora no duermo calajo! Encima mi esposo está de viaje, buuuuaaaaaaa!!!! Pucha que triste la historia de la madre que mató a sus hijos, se me hace difícil pensar que algo así pueda suceder, pero lamentablemente, si pasan cosas así.

    Los que merecían ser descuartizados son el patrón de María Apaza y su hijo!!! Oye pero 2 minutos??? Bien rapidito no? xD

    Y la segunda historia??? Quedó en continuará? Qué le dijo la amiga???

    Me encantaron las historias!!!

    Besooooooo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jjajaja es mi mente retorcida que ideo estas historias para el dia de la madre. La primera que fue madre a la fuerza, la segunda que queria y no podia y la tercera que siendo madre acaba con sus hijos.
      jajajaja si dos minutos! jajajaja

      Eliminar
  2. Pues yo me he creído que eran historias reales que habías recopilado :O y todo es fruto de tu mente perversa jajaja. Menos que cuando he llegado ya lo habías aclarado en el comentario anterior :)

    Un beso (maternal)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi idea era contar historias diferentes por el dia de la madre. No las historias exageradamente azucaradas que pululan por esas fechas.

      Eliminar
  3. Oye estaba completamente seguro que eran historias reales, especialmente la última con esos casos terribles que pasan en los noticieros de que los cortan en pedacitos y los levan en patineta :s la segunda historia es la de mi prima con la diferencia de que la luna llegó cuando menos lo esperaba :)

    Un abrazo! y casi no reconozco tu blog con el color serio ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno lo de tu prima!! Me alegro mucho.

      Tuve que cambiar la plantilla, la primera que escogi tenia muchos errores.

      Eliminar
  4. Son historias muy crudas marcadas por el destino.
    La segunda si que impacta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gusto escribir la 3era, por lo terrible!

      Eliminar

han hecho catarsis