miércoles, 4 de julio de 2012

Talos y Laertes: La trampa

Filipo II aprendió las artes de la guerra y la diplomacia en el lecho de Epaminondas quien llevo al sagrado ejercito de Tebas a su auge, por eso sabía que no podía tomar a la ligera a los dos guerreros amantes.
Laertes y Talos vieron llegar el carro del Rey enemigo y lo reconocieron de inmediato, estaba en sus manos acabar con el Tirano. Mucha sangre había sido derramaba por la ambición de Filipo II, Aquel quien apuntándoles con su espada les había amenazado de muerte.
La presencia de Filipo II cambiaria el rumbo de la batalla, todos notaron su presencia y empezaron a formar un círculo alrededor de los guerreros.
Entre Talos y Laertes las palabras eran innecesarias, con una sola mirada se había puesto de acuerdo, uno atacaría por la izquierda y el otro por la derecha, acabarían con el Rey, la guerra se terminaba HOY!
Ellos tenían la ventaja, El rey está en la mitad de sus treintas, y con ellos estaba la fuerza, la velocidad y la juventud. No voy a permitir que nadie dañe lastime a mi amor, pensaron ambos al mismo tiempo y empezaron a correr en dirección a Filipo II.
El rey hizo señas a sus guardias para que protejan a Alejandro y ellos asintieron, saco su espada y escudo y corrió en dirección a sus presas.
Hay muchas versiones sobre esta pelea sin igual, algunos decían que los jóvenes amantes tenían el control de la pelea, otros decían que Filipo II solo jugaba con ellos.
Laertes era experto en el manejo de la lanza y Talos era inigualable con la espada, la suma de sus habilidades habían dado origen a la leyenda del ser de 4 abrazos y dos cabezas, pues ambos se movían con una gracia mortífera.
Ambos atacaron por sus flancos, golpe tras golpe, Filipo no tenía otra opción más que retroceder y esquivar los golpes o en el mejor de los casos desviar los golpes, el rey a pesar de sus años es ágil y sin duda es diestro en el manejo de la espada pero somos dos, no podrá ganarnos pensó Laertes, Talos seguía atacando no dejaba que el rey tenga un respiro, la táctica era obvia, agotar al enemigo.
Cada golpe de espada que daba Filipo era bloqueado por una espada o una lanza, no había forma de acabar con ellos, pero era eso justamente lo que él quería que pensaran, como todo depredador lo primero que tiene que hacer es tender su trampa y sus presas habían entrado en ella...

CONTINUARA...

24 comentarios:

  1. Siguiendo con el tema de los guerreros amantes del Sagrado Batallón de Tebas, te diré, que con posterioridad, esta práctica aunque con otros fines, perduró en la milicia romana, y que según el griego evangélico, el centurión al que Jesucristo le sanó el siervo, era gay y tenía una relación con él: Puedes leerlo haciendo un corta pega de este enlace, aunque he visto que en su día lo hiciste y lo comentaste, digo, por si quieres refrescar el tema: http://homografiagay.blogspot.com.es/2010/11/maricas-insolitos-el-centurion-romano.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, es una sola historia (corta) que tuve que partir en 3.
      Si, por supuesto que lo lei! E incluso hice una entrada porque esa frasecita del " Señor no soy digno de que entres en mi casa pero una palabra tuya bastara para sanarlo" me la repetia mi papa cuando era niño y estaba enfermo.

      Eliminar
  2. Muy buen artículo... me ha encantado.

    Un abrazo chico !!.

    ResponderEliminar
  3. Como me gustan estas historias! Me encantaría saber cuánto hay de verdad y cuánto de mito en los relatos clásicos! Lo que está claro es que esta gente nunca se aburría o estaban en la batalla o en el lecho de algún "maromo"! no, si yo siempre he dicho que alguna de mis reencarnaciones anteriores debí ser un guerrero griego! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me gustaria saber yo tambien. jajajaja A mi tambien me hubiera gustado vivir en esos tiempos pero de solo pensar que no habia videojuegos como que me hace pensarlo dos veces! jajajajaja

      Eliminar
  4. Estoy deseando saber como acaba la batalla :)

    ResponderEliminar
  5. oh etonces eso si paso? bueno me gusta como va quedando el relato, que les irá a pasar?? ahhh quiero saberrrr

    un saludonnn

    ResponderEliminar
  6. fantastica historia....q continue pronto xfis, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la entrada ya esta programada, asi que paciencia jejeje

      Eliminar
  7. Quiero saber más!!! Me encanta esta historia, pero todos mueren no? No, yo quiero que Talos y Laertes se queden juntitos, pero por alguna razón siempre los matas a todos! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. todos nos vamos a morir tarde o temprano jajajaja
      mmmm me dejaste pensando, si yo mato a varios de los personajes, creo que hay material para analisis psiquiatrico jajajaja

      Eliminar
  8. esta bonita, tu estas cosas te las inventas o las narras para nosotros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mmm pues me las invento, aunque claro, hay datos reales, Filipo II si existio, el ejercito sagrado de tebas, epaminondas y la guerra son reales.

      Eliminar
  9. Sospecho que acabar con uno, significaría acabar de hundir al otro, a no ser algún ataque de rabia y venganza....

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues si algo de eso hay, y mira que eres el unico que ha descubierto lo que en realidad queria contar. Me siento descubierto! jajaajajaja

      Eliminar
  10. Me late que uno de los dos amantes moriría :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ya lo leeras . Lenya tiene razon jaja

      Eliminar
  11. Estas historias siempre tienen un componente de atracción intenso... jajaj! Uffff! El erotismo de la guerra...siempre tan interesante...
    En fin! Historia apasionante!!!
    Besos, guapetón!

    ResponderEliminar
  12. excelente!!!!!!! felicidades, interesantísimo

    ResponderEliminar

han hecho catarsis