martes, 16 de noviembre de 2010

Roto el Silencio 1/2 (Necesito de tu Ayuda)

Nadie supo hasta el día de hoy el porque de su silencio, fue un caso extraño que finalmente se aclaro.

Los novicios son siempre así bulliciosos, bromistas y alegres. Son la sangre que renueva el cansado cuerpo de la iglesia. Pero sus alas deben ser cortadas cuanto antes. Porque nadie puede volar más allá de lo permitido, en ese triangulo establecido con el papa en la punta y los novicios en la base.

Pero Amador, que así se llama, así que no se burlen, quedo mudo a la mañana siguiente que puso un pie en el claustro. El encargado de la misa contaba a sus novicios y descubrió que faltaba uno. Todos los años era igual siempre se ausentaban un par de dormilones, pero el celador y su varilla de cedro sabia muy bien como solucionar aquello. Al abrir la puerta lo vio tendido boca arriba con los ojos abiertos y las manos sobre su sexo, al ver aquel hombre joven vio que tenía una mueca de terror en su rostro. Lo sacudió para hacerlo reaccionar mientras le preguntaba ¿Qué te pasa muchacho? Pero solo el silencio fue la respuesta. El celador noto la fiebre al entrar en contacto con su cuerpo, Amador parecía haber dormido sobre brasas de carbón. 


Como suele ocurrir con los secretos de la iglesia, el incidente era vox populi en el seminario. Amador había quedado mudo. Sus fiebres disminuyeron al quinto día, su cuerpo maltrecho se recupero lentamente en las siguientes semanas. Su capacidad no había disminuido en lo absoluto, era siempre diligente y servicial era un ejemplo para todos, una sonrisa sincera y un caminada que parecía un trote era su sello característico. 


En la iglesia como en el ejército se suben de rango de acuerdo a ciertas proezas. Así que si Amador estuviera en el ejército tampoco podría ascender porque no hablaba, así pues la vida de Amador se parecía mas a la de Jesús que a la de su representante en la Tierra que ceñido en joyas y finas telas se iba muriendo poco a poco. 

Cuando Amador finalmente se ordeno fue enviado a Roma y entre el mar púrpura que vio deslizarse delante de el vio un rostro conocido, se oculto en la multitud como lo hace un pez en su cardumen para evitar el ataque de un depredador.
La ceremonia fue sui generis pues pocas veces se había ordenado un cura mudo, al preguntársele solo asintió y así pues había sido aceptado como miembro del ejercito de cristo, un año después el papa murió dormido y fue reemplazado por otro tan anciano que parecía que no duraría mucho.

Amador aprendió el lenguaje de señas con una rapidez que asombro a todos, sabia escribir y escuchaba muy bien así que comunicarse no fue en realidad un problema para el. Su vida la dedico al servicio, a ayudar al humilde y necesitado y así se fueron extinguiendo sus años jóvenes y aquel papa que parecía que no viviría mucho se extendió por 12 largos años y luego de dos semanas de su muerte el humo blanco anuncio la llegada de un nuevo pastor!

La noticia recorrió el mundo en breves minutos, Amador almorzaba con los huérfanos a su cuidado y fue cuando luego de muchos años decidió romper su silencio y me llamo para contarme el secreto de los secretos.

Continuara... (creo)


Es aqui donde necesito de tu ayuda! 
Cual crees tu que es el secreto? Me gustaria que tu termines la segunda parte en tu blog! De manera que tengamos una historia con finales alternativos y tal vez un final canon! 
espero mi invitacion tenga acogida!
Un abrazo para todos.

72 comentarios:

  1. Gary, broder. No sabría continuar, no soy de crear historias, y si alguna vez he escrito alguna a sido relacionada o basada en mi experiencia personal. Por eso solo escribo cosas q me han pasado, xo hay blogers a los q las creaciones literarias les va, apuesto a q alguno la sigue.
    abrazo

    ResponderEliminar
  2. La historia es apasionante, me gustó mucho. Tiene varios ingredientes como para disparar diferentes finales. Además el clima ya está dado.

    No asumo ningún compromiso, pues por razones laborales no sé si podré cumplir, pero lo intentaré.

    BESOTES QUERIDO AMIGO!

    ResponderEliminar
  3. Dime Gary que necesitas, en que te puedo ayudar..???

    ResponderEliminar
  4. Ay Gary, Gary que se os ve el plumero de como quieres que siga esta historia y eso no esta nada bien jajajajaj, pero en fin, para gustos los colores, así que allá voy, que todo en esta vida no es blanco o negro y la Iglesia no es tan oscura como la pintan...

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  5. Al ver aquel hombre aparecer en la televisión convertido en el Santo Pontífice, Amador sintió que un escalofría volvía a recorrer su cuerpo, como aquella primera noche de novicio. Los recuerdos se le agolparon y buscó rápidamente en su cartera el teléfono que meses antes le había entregado por si un día quería contarme su historia. Yo andaba publicando un reportaje sobre los curas del Vaticano y la suya me había sobrecogido. La forma en que los miles de chicos que habían pasado por su orfanato me describían el cariño y entrega del Padre Amador, era algo que me había dejado sorprendido. Ni una sola mala palabra, ni un solo reproche para aquel hombre bueno que había entregado su vida a Dios, a la Iglesia y a los más necesitados, que abandonados por los servicios sociales, llegaban a su institución con el alma muerta.

    Su voz era prácticamente inaudible, debido a los años de silencio, y cierta tartamudez se podía distinguir en ella. El teléfono me pareció algo frío para lo que intuía era algo importante y de una cierta relevancia, por lo que quedé con el Padre Amador esa misma tarde en mi casa, ya que insistió en no estar en el colegio.

    A las cinco y media, como un reloj, se presento el cura en las puertas de mi apartamento. Le hice pasar al salón y allí escuché por primera vez un relato que me dejo estremecido.

    - Escuche bien lo que le voy a decir, porque jamás escuchará esto más de mi boca. Nunca volveré a contarle nada de esto y mis labios quedarán sellados. Cuando entre en el seminario, fue obligado por mi situación en casa. Éramos muchos hermanos y yo, siendo el pequeño, acabé con mis huesos allí. Fue todo muy rápido y el miedo que tenía por el cuerpo era tal, que llegué a pensar que moriría en ese mismo instante. Yo quería volver a mi casa, pero comprendí que tendría que sacrificarme por que mi familia saliera adelante. Aquella noche paso algo que jamás pude olvidar. No podía contárselo a nadie.

    En el seminario había un muchacho mucho mayor que yo, que estaba cursando su último año para ordenarse sacerdote. Cuando le vi, de alguna manera quedé impresionado por el. No se como ocurrió todo, porque fue muy rápido, pero al verme me sonrió y sentí una paz inmensamente grande. Jamás me había pasado nada parecido, pero fue como abrir los ojos y sentir que aquel lugar, junto a él, sería distinto.

    Lo que ahora le voy a contar seguramente me lo tomará como una locura de un viejo o algo extraño, pero le ruego que me escuche atentamente y, por favor, haga algo al respecto. Al acostarme no podía dormir, su cara estaba en mi mente y su sonrisa se clavó para siempre en mi corazón. Llegue a conciliar el sueño, pero a media noche comencé a sentir un sudor frío que me recorría todo el cuerpo, una sensación de que alguien estaba a mi lado. Sentí una mano rozarme la cara y al abrir los ojos quedé mudo del miedo por aquella visión. Era una luz blanca, muy brillante, una espectro o un fantasma, no lo se, con el tiempo supe que había sido. Recuerdo sus palabras como si fueran ahora.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Al ver aquel hombre aparecer en la televisión convertido en el Santo Pontífice, Amador sintió que un escalofría volvía a recorrer su cuerpo, como aquella primera noche de novicio. Los recuerdos se le agolparon y buscó rápidamente en su cartera el teléfono que meses antes le había entregado por si un día quería contarme su historia. Yo andaba publicando un reportaje sobre los curas del Vaticano y la suya me había sobrecogido. La forma en que los miles de chicos que habían pasado por su orfanato me describían el cariño y entrega del Padre Amador, era algo que me había dejado sorprendido. Ni una sola mala palabra, ni un solo reproche para aquel hombre bueno que había entregado su vida a Dios, a la Iglesia y a los más necesitados, que abandonados por los servicios sociales, llegaban a su institución con el alma muerta.

    Su voz era prácticamente inaudible, debido a los años de silencio, y cierta tartamudez se podía distinguir en ella. El teléfono me pareció algo frío para lo que intuía era algo importante y de una cierta relevancia, por lo que quedé con el Padre Amador esa misma tarde en mi casa, ya que insistió en no estar en el colegio.

    A las cinco y media, como un reloj, se presento el cura en las puertas de mi apartamento. Le hice pasar al salón y allí escuché por primera vez un relato que me dejo estremecido.

    - Escuche bien lo que le voy a decir, porque jamás escuchará esto más de mi boca. Nunca volveré a contarle nada de esto y mis labios quedarán sellados. Cuando entre en el seminario, fue obligado por mi situación en casa. Éramos muchos hermanos y yo, siendo el pequeño, acabé con mis huesos allí. Fue todo muy rápido y el miedo que tenía por el cuerpo era tal, que llegué a pensar que moriría en ese mismo instante. Yo quería volver a mi casa, pero comprendí que tendría que sacrificarme por que mi familia saliera adelante. Aquella noche paso algo que jamás pude olvidar. No podía contárselo a nadie.

    En el seminario había un muchacho mucho mayor que yo, que estaba cursando su último año para ordenarse sacerdote. Cuando le vi, de alguna manera quedé impresionado por el. No se como ocurrió todo, porque fue muy rápido, pero al verme me sonrió y sentí una paz inmensamente grande. Jamás me había pasado nada parecido, pero fue como abrir los ojos y sentir que aquel lugar, junto a él, sería distinto.

    Lo que ahora le voy a contar seguramente me lo tomará como una locura de un viejo o algo extraño, pero le ruego que me escuche atentamente y, por favor, haga algo al respecto. Al acostarme no podía dormir, su cara estaba en mi mente y su sonrisa se clavó para siempre en mi corazón. Llegue a conciliar el sueño, pero a media noche comencé a sentir un sudor frío que me recorría todo el cuerpo, una sensación de que alguien estaba a mi lado. Sentí una mano rozarme la cara y al abrir los ojos quedé mudo del miedo por aquella visión. Era una luz blanca, muy brillante, una espectro o un fantasma, no lo se, con el tiempo supe que había sido. Recuerdo sus palabras como si fueran ahora.

    ResponderEliminar
  8. “Amador, tienes que hacer un gran sacrificio por tu Dios, por tu Iglesia y por todas las personas que un día podrás ayudar. Hay un joven en estas paredes santas al que has conocido esta tarde y por el que has sentido una paz interior que te ha hecho calmar el miedo que habías sentido al entrar aquí. Para ese joven hay un gran destino previsto por Dios, pero un gran peligro le acecha. Escucha atentamente. Un día ese joven será llamado a ocupar el Trono de San Pedro, y ese día la Iglesia asistirá al comienzo de una nueva andadura que la hará retomar sus días de esplendor. Pero como todo en esta vida, hay un gran peligro y tu, has sido elegido por Dios para sacrificarte. Existe una profecía en la que se dice que aquel que está llamado a liderar la iglesia más allá del siglo XXI, tiene la misión de acercarla al mundo de nuevo y dar pasos de gigantes, pero las fuerzas del mal están al acecho, y querrán que jamás llegue al poder. Habrá muchos líderes que quieran arrastrarle por el fango, habrá naciones que volverán a los días grises en los que nos persiguieron e intentarán eliminar la religión de la vida, pero este Papa que tendrá que venir, conseguirá superar todo lo anterior. Solo hay una condición, y es que exista un hombre que sacrifique por el su vida, en este caso con su silencio. Ese hombre será recompensado el día que sea elevado como Sumo Pontífice y terminará sus días junto a él. Ese hombre eres tu, Amador, por lo que de hoy en adelante, y hasta el día que una fumata blanca le lleve a ocupar su destino, no podrás volver hablar, y llevarás una vida dedicada a todos aquellos que queden huérfanos. . Lo harás en Roma, cerca del Vaticano, y allí, el día que sea investido, recibirás la gloría del Señor, porque habrás logrado con tu sacrificio cambiar el rumbo de la historia. .

    Puede entender que me encontraran así al día siguiente. La fiebre me había subido y pasé cinco días en la cama recuperándome de aquello. Pero durante el tiempo que pasé en el seminario junto a él, fueron días llenos de emoción cada vez que lo veía y me sonría. Y ahora se ha cumplido todo aquello que me habían dicho.

    Es una gran historia, que espero sepa guardar durante unos años hasta que el nuevo Pontífice consiga sus propósitos. Una nueva era ha llegado al mundo, y todos aquellos que un día quisieron acabar con la Iglesia, se verán abocados al silencio más absoluto. Si usted quiere y Dios me lo permite, dentro de cinco le esperaré a las cinco y media de la tarde en la puerta principal del colegio de niños de la Guardia Suiza y podrá escribir esta historia.

    El padre Amador salió de mi casa y no volví a hablar con él, aunque si comer todos los viernes primeros de cada mes en el comedor de aquel gran colegio, hasta hace menos de una semana, justo cinco años desde la proclamación del Papa que ha cambiado la historia de la humanidad.

    Así comienza esta historia, que quiere relatar un quinquenio que será recordado por la historia mundial.

    ResponderEliminar
  9. Soy malo para narrar con detalle aquello que no he vivido pero haré el intento pronto.

    Original tu idea de que des la oportunidad a los demás de terminar tu historia. Aplausos.

    PD: Eres "El Alquimista" de H.P. Lovecraft o "El Alquimista" de Paulo Coelho

    ResponderEliminar
  10. ujule, soy malo, pero te juro que lo intento hoy en la noche jeje, a ver que sale de esto ^^
    un saludo y quedo la primera parte, genial, ojalá no le arruine mucho XD

    ResponderEliminar
  11. si me invitaste a participar, sabés a lo que te expones.
    en la variedad está el gusto, no?? así que, gustosamente, le pondré mi sello personal al final de tu post.
    por lo que entendí, debo hacerlo en mi blog, verdad??
    te notifico cuando baje la entrada. estate atento de todos modos!!
    kisses

    ResponderEliminar
  12. podrás pasar por mi blog, que dejé un comentario especialmente para vos, en mi último post!!!????
    graciassssssss
    kisses

    ResponderEliminar
  13. Buf, Gary lamento no poder participar uu. es qe ami este tipo de historias no sabria como continuarlas y tal :(, pero veo qe Alex hizo lo suyo :)!

    bso grande y abrazooo de disculpas :(

    ResponderEliminar
  14. jaja cari, coño, que susto me diste, mamonazo, jaaja pensé que te pasaba algo cuando he visto tu correo, por dios, jajaaj Crei que tenia un apuro y lo que tenías era "una idea" jaja

    Bueno, cari, a ver... lo intentaré, pero yo no soy de "gatillo" fácil como Alex, que ya escribió una continuación... ya veo, jaaj Que tio. Yo ya sabes que mas bien soy al revés, a mi normalmente me termina las historias Tatojimi pq yo me canso, jaaja. Y para seguir tu historia tengo que "interiorizarla". Si se me ocurre algo, te lo escribo, vale? jaj peo justo hoy, he tenido menos tiempo, ya ves que casi me pongo a cometnar ahora.

    en fin, y si no.. ¿tu la acabarás con alguna idea propia? Tu tienes alguna idea, algunos personajes te han dicho por donde quieren salir? jaja

    Bezo.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Se acercó a mí, y con su lenguaje de señas me indicó que me retirase a un determinado lugar que no puedo mencionar. Que lo esperase allí, y él vendría mas tarde, cuando sus obligaciones se lo permitiesen.-

    En realidad, tardó mucho menos de lo que imaginaba. Se encontraba en un extraño estado de agitación, algo que me cuesta describir, porque era una mezcla de ansiedad contenida, que no podía confundirse con temor, pero evidentemente lo dominaba una extraña especie de inquietud.-

    Comenzó a escribir algunos renglones, y los acompañaba con gestos de su lenguaje habitual. Lo redactado iba quedando confuso. Eran frases inconexas. Lo que pude entender era que desde muy pequeño había tenido visiones proféticas, y que un sacerdote le había aconsejado que no demostrase que poseía esa cualidad.

    Y así fue como aquella noche que ingresó en el claustro, tuvo la mas impresionante de sus visiones proféticas. Su nerviosismo aumentaba, Todo su cuerpo comenzó a temblar. Se encontraba convulso, en una incontenible situación histérica. Me impresionó, y le pedí que saliéramos. Lo acompañé hasta su residencia, intentando tranquilizarlo. Buscaba distraerlo, hablándole de banalidades. Su tensión había disminuido, pero no desaparecido del todo. Cuando ya estábamos cerca, algo recrudeció en él. Sentí en mi brazo la tremenda presión de su mano, mientras en sus ojos llameaba una desesperada súplica. Conteniendo mis propias emociones, traté de tranquilizarlo. Me costó desprender su mano de mi brazo, mientras le repetía mecánicamente las frases con las que pretendía calmarlo. Cuando logré la separación, casi huí, dejándolo solo. A la mañana siguiente lo encontraron muerto.

    Tengo frente a mí lo que me dejó escrito. Recuerdo ahora, nítidamente, cada uno de sus gestos de lenguaje mudo. Amador. Seis letras. Esa noche, había tenido la visión de una horrible bestia, pero con un rostro humano que no pudo olvidar nunca. Ese rostro, lo había re-encontrado mas tarde. Comprendió que sería el próximo Papa. En la visión de aquella noche, la horrible bestia lo había llamado tres veces por su nombre...

    La horrible bestia, con el rostro del próximo Papa, había pronunciado tres veces su nombre de seis letras. El próximo Papa. 666. He descifrado el secreto y sé que esto se paga con la vida.-

    ResponderEliminar
  18. Se acercó a mí, y con su lenguaje de señas me indicó que me retirase a un determinado lugar que no puedo mencionar. Que lo esperase allí, y él vendría mas tarde, cuando sus obligaciones se lo permitiesen.-

    En realidad, tardó mucho menos de lo que imaginaba. Se encontraba en un extraño estado de agitación, algo que me cuesta describir, porque era una mezcla de ansiedad contenida, que no podía confundirse con temor, pero evidentemente lo dominaba una extraña especie de inquietud.-

    Comenzó a escribir algunos renglones, y los acompañaba con gestos de su lenguaje habitual. Lo redactado iba quedando confuso. Eran frases inconexas. Lo que pude entender era que desde muy pequeño había tenido visiones proféticas, y que un sacerdote le había aconsejado que no demostrase que poseía esa cualidad.

    Y así fue como aquella noche que ingresó en el claustro, tuvo la mas impresionante de sus visiones proféticas. Su nerviosismo aumentaba, Todo su cuerpo comenzó a temblar. Se encontraba convulso, en una incontenible situación histérica. Me impresionó, y le pedí que saliéramos. Lo acompañé hasta su residencia, intentando tranquilizarlo. Buscaba distraerlo, hablándole de banalidades. Su tensión había disminuido, pero no desaparecido del todo. Cuando ya estábamos cerca, algo recrudeció en él. Sentí en mi brazo la tremenda presión de su mano, mientras en sus ojos llameaba una desesperada súplica. Conteniendo mis propias emociones, traté de tranquilizarlo. Me costó desprender su mano de mi brazo, mientras le repetía mecánicamente las frases con las que pretendía calmarlo. Cuando logré la separación, casi huí, dejándolo solo. A la mañana siguiente lo encontraron muerto.

    Tengo frente a mí lo que me dejó escrito. Recuerdo ahora, nítidamente, cada uno de sus gestos de lenguaje mudo. Amador. Seis letras. Esa noche, había tenido la visión de una horrible bestia, pero con un rostro humano que no pudo olvidar nunca. Ese rostro, lo había re-encontrado mas tarde. Comprendió que sería el próximo Papa. En la visión de aquella noche, la horrible bestia lo había llamado tres veces por su nombre...

    La horrible bestia, con el rostro del próximo Papa, había pronunciado tres veces su nombre de seis letras. El próximo Papa. 666. He descifrado el secreto y sé que esto se paga con la vida.-

    ResponderEliminar
  19. Se acercó a mí, y con su lenguaje de señas me indicó que me retirase a un determinado lugar que no puedo mencionar. Que lo esperase allí, y él vendría mas tarde, cuando sus obligaciones se lo permitiesen.

    En realidad, tardó mucho menos de lo que imaginaba. Se encontraba en un extraño estado de agitación, algo que me cuesta describir, porque era una mezcla de ansiedad contenida, que no podía confundirse con temor, pero evidentemente lo dominaba una extraña especie de inquietud.

    Comenzó a escribir algunos renglones, y los acompañaba con gestos de su lenguaje habitual. Lo redactado iba quedando confuso. Eran frases inconexas. Lo que pude entender era que desde muy pequeño había tenido visiones proféticas, y que un sacerdote le había aconsejado que no demostrase que poseía esa cualidad.

    Y así fue como aquella noche que ingresó en el claustro, tuvo la mas impresionante de sus visiones proféticas. Su nerviosismo aumentaba. Todo su cuerpo comenzó a temblar. Se encontraba convulso, en una incontenible situación histérica. Me impresionó, y le pedí que saliéramos. Lo acompañé hasta su residencia, intentando tranquilizarlo. Buscaba distraerlo, hablándole de banalidades. Su tensión había disminuido, pero no desaparecido del todo. Cuando ya estábamos cerca, algo recrudeció en él. Sentí en mi brazo la tremenda presión de su mano, mientras en sus ojos llameaba una desesperada súplica. Conteniendo mis propias emociones, traté de tranquilizarlo. Me costó desprender su mano de mi brazo, mientras le repetía mecánicamente las frases con las que pretendía calmarlo. Cuando logré la separación, casi huí, dejándolo solo. A la mañana siguiente lo encontraron muerto.

    Tengo frente a mí lo que me dejó escrito. Recuerdo ahora, nítidamente, cada uno de sus gestos de lenguaje mudo. Amador. Seis letras. Esa noche, había tenido la visión de una horrible bestia, pero con un rostro humano que no pudo olvidar nunca. Ese rostro, lo había re-encontrado mas tarde. Comprendió que sería el próximo Papa. En la visión de aquella noche, la horrible bestia lo había llamado tres veces por su nombre...

    La horrible bestia, con el rostro del próximo Papa, había pronunciado tres veces su nombre de seis letras. El próximo Papa. 666. He descifrado el secreto y sé que esto se paga con la vida.-

    ResponderEliminar
  20. Se acercó a mí, y con su lenguaje de señas me indicó que me retirase a un determinado lugar que no puedo mencionar. Que lo esperase allí, y él vendría mas tarde, cuando sus obligaciones se lo permitiesen.

    En realidad, tardó mucho menos de lo que imaginaba. Se encontraba en un extraño estado de agitación, algo que me cuesta describir, porque era una mezcla de ansiedad contenida, que no podía confundirse con temor, pero evidentemente lo dominaba una extraña especie de inquietud.

    Comenzó a escribir algunos renglones, y los acompañaba con gestos de su lenguaje habitual. Lo redactado iba quedando confuso. Eran frases inconexas. Lo que pude entender era que desde muy pequeño había tenido visiones proféticas, y que un sacerdote le había aconsejado que no demostrase que poseía esa cualidad.

    Y así fue como aquella noche que ingresó en el claustro, tuvo la mas impresionante de sus visiones proféticas. Su nerviosismo aumentaba, Todo su cuerpo comenzó a temblar. Se encontraba convulso, en una incontenible situación histérica. Me impresionó, y le pedí que saliéramos. Lo acompañé hasta su residencia, intentando tranquilizarlo. Buscaba distraerlo, hablándole de banalidades. Su tensión había disminuido, pero no desaparecido del todo. Cuando ya estábamos cerca, algo recrudeció en él. Sentí en mi brazo la tremenda presión de su mano, mientras en sus ojos llameaba una desesperada súplica. Conteniendo mis propias emociones, traté de tranquilizarlo. Me costó desprender su mano de mi brazo, mientras le repetía mecánicamente las frases con las que pretendía calmarlo. Cuando logré la separación, casi huí, dejándolo solo. A la mañana siguiente lo encontraron muerto.

    Tengo frente a mí lo que me dejó escrito. Recuerdo ahora, nítidamente, cada uno de sus gestos de lenguaje mudo. Amador. Seis letras. Esa noche, había tenido la visión de una horrible bestia, pero con un rostro humano que no pudo olvidar nunca. Ese rostro, lo había re-encontrado mas tarde. Comprendió que sería el próximo Papa. En la visión de aquella noche, la horrible bestia lo había llamado tres veces por su nombre...

    La horrible bestia, con el rostro del próximo Papa, había pronunciado tres veces su nombre de seis letras. El próximo Papa. 666. He descifrado el secreto y sé que esto se paga con la vida.-

    ResponderEliminar
  21. Se acercó a mí, y con su lenguaje de señas me indicó que me retirase a un determinado lugar que no puedo mencionar. Que lo esperase allí, y él vendría mas tarde, cuando sus obligaciones se lo permitiesen.-

    En realidad, tardó mucho menos de lo que imaginaba.- Se encontraba en un extraño estado de agitación, algo que me cuesta describir, porque era una mezcla de ansiedad contenida, que no podía confundirse con temor, pero evidentemente lo dominaba una extraña especie de inquietud.-

    Comenzó a escribir algunos renglones, y los acompañaba con gestos de su lenguaje habitual. Lo redactado iba quedando confuso. Eran frases inconexas. Lo que pude entender era que desde muy pequeño había tenido visiones proféticas, y que un sacerdote le había aconsejado que no demostrase que poseía esa cualidad.

    Y así fue como aquella noche que ingresó en el claustro, tuvo la mas impresionante de sus visiones proféticas. Su nerviosismo aumentaba, Todo su cuerpo comenzó a temblar. Se encontraba convulso, en una incontenible situación histérica.- Me impresionó, y le pedí que saliéramos. Lo acompañé hasta su residencia, intentando tranquilizarlo . Buscaba distraerlo, hablándole de banalidades. Su tensión había disminuido, pero no desaparecido del todo. Cuando ya estábamos cerca, algo recrudeció en él. Sentí en mi brazo la tremenda presión de su mano, mientras en sus ojos llameaba una desesperada súplica. Conteniendo mis propias emociones, traté de tranquilizarlo. Me costó desprender su mano de mi brazo, mientras le repetía mecánicamente las frases con las que pretendía calmarlo. Cuando logré la separación, casi huí, dejándolo solo. A la mañana siguiente lo encontraron muerto.

    Tengo frente a mí lo que me dejó escrito. Recuerdo ahora, nítidamente, cada uno de sus gestos de lenguaje mudo. Amador. Seis letras. Esa noche, había tenido la visión de una horrible bestia, pero con un rostro humano que no pudo olvidar nunca. Ese rostro, lo había re-encontrado mas tarde. Comprendió que sería el próximo Papa. En la visión de aquella noche, la horrible bestia lo había llamado tres veces por su nombre...

    La horrible bestia, con el rostro del próximo Papa, había pronunciado tres veces su nombre de seis letras. El próximo Papa. 666. He descifrado el secreto y sé que esto se paga con la vida.-

    ResponderEliminar
  22. Se acercó a mí, y con su lenguaje de señas me indicó que me retirase a un determinado lugar que no puedo mencionar. Que lo esperase allí, y él vendría mas tarde, cuando sus obligaciones se lo permitiesen.-

    En realidad, tardó mucho menos de lo que imaginaba.- Se encontraba en un extraño estado de agitación, algo que me cuesta describir, porque era una mezcla de ansiedad contenida, que no podía confundirse con temor, pero evidentemente lo dominaba una extraña especie de inquietud.-

    Comenzó a escribir algunos renglones, y los acompañaba con gestos de su lenguaje habitual. Lo redactado iba quedando confuso. Eran frases inconexas. Lo que pude entender era que desde muy pequeño había tenido visiones proféticas, y que un sacerdote le había aconsejado que no demostrase que poseía esa cualidad.

    Y así fue como aquella noche que ingresó en el claustro, tuvo la mas impresionante de sus visiones proféticas. Su nerviosismo aumentaba, Todo su cuerpo comenzó a temblar. Se encontraba convulso, en una incontenible situación histérica.- Me impresionó, y le pedí que saliéramos. Lo acompañé hasta su residencia, intentando tranquilizarlo . Buscaba distraerlo, hablándole de banalidades. Su tensión había disminuido, pero no desaparecido del todo. Cuando ya estábamos cerca, algo recrudeció en él. Sentí en mi brazo la tremenda presión de su mano, mientras en sus ojos llameaba una desesperada súplica. Conteniendo mis propias emociones, traté de tranquilizarlo. Me costó desprender su mano de mi brazo, mientras le repetía mecánicamente las frases con las que pretendía calmarlo. Cuando logré la separación, casi huí, dejándolo solo. A la mañana siguiente lo encontraron muerto.

    Tengo frente a mí lo que me dejó escrito. Recuerdo ahora, nítidamente, cada uno de sus gestos de lenguaje mudo. Amador. Seis letras. Esa noche, había tenido la visión de una horrible bestia, pero con un rostro humano que no pudo olvidar nunca. Ese rostro, lo había re-encontrado mas tarde. Comprendió que sería el próximo Papa. En la visión de aquella noche, la horrible bestia lo había llamado tres veces por su nombre...

    La horrible bestia, con el rostro del próximo Papa, había pronunciado tres veces su nombre de seis letras. El próximo Papa. 666. He descifrado el secreto y sé que esto se paga con la vida.-

    ResponderEliminar
  23. Está pasando algo muy raro.- Te he dejado una continuación, que con Firefox se puede leer, pero con Opera no aparece.- Voy a ver si puedo arreglar esto.-

    ResponderEliminar
  24. No sé cómo habrá hecho Alex, pero mi texto es mas breve, y sin embargo Blogger no me lo deja publicar porque dice que es demasiado largo.- No tengo mas remedio que hacerte un post en mi blog.-

    Un abrazo fraternal.

    ResponderEliminar
  25. Damian: creo que te equivocas, he leido tus entradas y si tienes una narrativa interesante! Me imagino que cuando hagas tus reportajes seran interesantes! Gracias! Sin embargo seguire insistiendo! jejejeje

    Stanley Kowalski: Ojala te alcance un tiempito! Gracias! Muchas gracias!

    Raptor Plateado: Busco el final para mi historia.

    Alex1er: es cierto lo que dices, nada es bueno o malo, todo depende del cristal con que se mira!
    Alex2do3ero: jejeje Ok era para que lo pongas en tu blog! Me ha gustado! interesante final!! Una profecia! mmm interesante realmente!

    † David der Nacht † : Ojala pueda leer tu final, mmm solo he leido el alquimista de coehllo, que el final casi me tiro de la combi! jajajaja
    El alquimista en realidad en mi caso es que al ser un quimico farmaceutico lo escogi porque en los albores de mi profesion los alquimistas vendrian a ser los proto-farmaceuticos.

    deMonicamente: Si, en tu blog, me paso por tu blog en este mismo momento!
    Tienes una forma de escribir que me vacila , estare atento a tu final, un abrazote.

    Thiago: jajajaja primero necesito una traduccion "mamonazo??" jajajajaja que es ? Dios!! jajajaja
    Alex es lo maximo, se nota que en la primera le salio la vena inspiratriz!! jejejee Bueno, me gustaria muchisimo ver tu final! Y si yo tambien pondre el mio al final!

    Brekiaz: Ok no te preocupes ;)

    Edgard: Ok, espero poder leerlo pronto en tl tuyo!
    Muchas gracias!
    que raro! aun me fastidian los errores de blogger nunca les perdonare la vez que borraron mis borradores (jejejeje valga la redundancia! )

    ResponderEliminar
  26. Ya mismo puedes pasarte por mi blog.-

    Un abrazo fraternal.

    ResponderEliminar
  27. LO violaron? tuvo una visión y juro no revelarla por un voto de silencio?

    ResponderEliminar
  28. Pues ante el comentario-pique de Thiago, y dada una vuelta a la cabeza el asunto, pues si no te importa, a lo mejor entre hoy y mañana intento escribir una continuación.

    Interesante, interesante.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

    ResponderEliminar
  29. Pero me falto la primera parte. Yo había escrito mas, había escrito mas Joooooo. Y ahora a ver donde porras estará. Jopetaaasss, es que así no se entiende no se entiendeeeeee. Tengo que buscarla. Ayer el blog hizo tonterías y cuando entre estaban las dos puestas. Ayyyy que me he puesto malo. Voy a buscarlo y la pongo de nuevo.

    Besos cielo

    ResponderEliminar
  30. Intento poner la primera parte por aquí y luego la segunda seguida y ya lo colocare en el blog tbm. Besos cielo

    Primera parte.

    alex ha dejado un nuevo comentario en la entrada "Roto el Silencio 1/2 (Necesito de tu Ayuda)":

    Al ver aquel hombre aparecer en la televisión convertido en el Santo Pontífice, Amador sintió que un escalofría volvía a recorrer su cuerpo, como aquella primera noche de novicio. Los recuerdos se le agolparon y buscó rápidamente en su cartera el teléfono que meses antes le había entregado por si un día quería contarme su historia. Yo andaba publicando un reportaje sobre los curas del Vaticano y la suya me había sobrecogido. La forma en que los miles de chicos que habían pasado por su orfanato me describían el cariño y entrega del Padre Amador, era algo que me había dejado sorprendido. Ni una sola mala palabra, ni un solo reproche para aquel hombre bueno que había entregado su vida a Dios, a la Iglesia y a los más necesitados, que abandonados por los servicios sociales, llegaban a su institución con el alma muerta.

    Su voz era prácticamente inaudible, debido a los años de silencio, y cierta tartamudez se podía distinguir en ella. El teléfono me pareció algo frío para lo que intuía era algo importante y de una cierta relevancia, por lo que quedé con el Padre Amador esa misma tarde en mi casa, ya que insistió en no estar en el colegio.

    A las cinco y media, como un reloj, se presento el cura en las puertas de mi apartamento. Le hice pasar al salón y allí escuché por primera vez un relato que me dejo estremecido.

    - Escuche bien lo que le voy a decir, porque jamás escuchará esto más de mi boca. Nunca volveré a contarle nada de esto y mis labios quedarán sellados. Cuando entre en el seminario, fue obligado por mi situación en casa. Éramos muchos hermanos y yo, siendo el pequeño, acabé con mis huesos allí. Fue todo muy rápido y el miedo que tenía por el cuerpo era tal, que llegué a pensar que moriría en ese mismo instante. Yo quería volver a mi casa, pero comprendí que tendría que sacrificarme por que mi familia saliera adelante. Aquella noche paso algo que jamás pude olvidar. No podía contárselo a nadie.

    En el seminario había un muchacho mucho mayor que yo, que estaba cursando su último año para ordenarse sacerdote. Cuando le vi, de alguna manera quedé impresionado por el. No se como ocurrió todo, porque fue muy rápido, pero al verme me sonrió y sentí una paz inmensamente grande. Jamás me había pasado nada parecido, pero fue como abrir los ojos y sentir que aquel lugar, junto a él, sería distinto.

    Lo que ahora le voy a contar seguramente me lo tomará como una locura de un viejo o algo extraño, pero le ruego que me escuche atentamente y, por favor, haga algo al respecto. Al acostarme no podía dormir, su cara estaba en mi mente y su sonrisa se clavó para siempre en mi corazón. Llegue a conciliar el sueño, pero a media noche comencé a sentir un sudor frío que me recorría todo el cuerpo, una sensación de que alguien estaba a mi lado. Sentí una mano rozarme la cara y al abrir los ojos quedé mudo del miedo por aquella visión. Era una luz blanca, muy brillante, una espectro o un fantasma, no lo se, con el tiempo supe que había sido. Recuerdo sus palabras como si ahora.

    ResponderEliminar
  31. Estoy en el trabajo, pero esta noche prometo mi participacion... si blogger me lo permite que por lo que veo está compliado...

    besos

    UT

    ResponderEliminar
  32. Edgard: me voy ahora mismo por tu blog!

    Lemon Guy: Y si tu le pones el final en tu blog?

    tatojimmy : UUUy me gustaria muchisimo! Gracias por la visita , me paso por tu blog entonces!

    Alex: OOOh con razon aparecen comentarios eliminados! Que desgracia! ojala puedas recuperarlo y publicarlo en tu blog!

    Ut: Muchas gracias! estare atento a tu blog! :)

    ResponderEliminar
  33. Gracias por tus palabras en mis comentarios.- Y te sugiero que invites "personalmente", en su blog, a que participe Fran Frannao.-

    ¡Qué duelo de titanes!... ¡Tatojimmy y Fran!

    ResponderEliminar
  34. jaj bueno, yo aun no he tenido la visita de la inspiración, pero a cambio te he envíado a Tato y parece que se anima, ajaj

    Decirle a Edgard que a veces parece que no se queda el comentario pero se queda, aunque sea muy largo...

    bueno, seguiré pensando. Bezos.

    ResponderEliminar
  35. Y cari, "mamonazo" es.. mamonazo, ajaj cabrón o algo así.. Es que me asustaste, con eso de "NECESITO TU AYUDA", pensé que te pasaba algo, ajajaj

    Supongo que mamonazo es una palabra que denigra a los gays, como cuando se dice: "que te den por culo" pues mamonazo es el que te come la polla. Ya sabes como son los heteros, se creen que eso te denigra, pero a nosotros nos encanta, jaajaj


    Bezos.

    ResponderEliminar
  36. Querido Gary, mil gracias por tu comentario, pero tené en cuenta que esta gente no va al gimnasio, VIVE en el gimnasio, jajajaja! Además le pagan para que estén así, el incentivo es diferente, verdad?

    BESOTES AMIGO!

    ResponderEliminar
  37. Edgard: MUy buena historia, Si, efectivamente invite a Fran. espero pueda hacerlo :)

    Thiago: jajajaja Ok, espero te visite pronto!

    jjajajajaja asi que eso era mamonazo! jajajaja chesss! bueno si de algo estoy seguro es que tanto el felatio y el cunnilinguis son siempre bien recibidos! jajajajaja
    Por cierto gracias por la preocupacion, no queria alarmarte!
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  38. Stanley Kowalski: mmm pues ahora que lo pienso tienes mucha razon! es mas tienes TODA la razon! jajaja ya no me sentire tan mal! gracias!!!!

    ResponderEliminar
  39. Yo qe me leo todos los comentarios jajajaja... pues nada, me tientas, me tientas, y creo q me releere todo y haber que le hago (:, pero no paso de dos parrafos eso si, buff ayer de noche yo stuve dsd las 8 hasta las 11 mas o menos, si ahora entras por ahi estoy, temprano hubo conversa multiple :)!! aunq un poco sosa, pero genial... Y SII concuerdo con Edgard invitale a FranFrannao q el escrive tan lindo!!!
    bso bso q m voy haber q le puedo hacer

    ResponderEliminar
  40. una consulta, Amador era mudo xq qria serlo? o xq ERa mudo? me confundi :(

    ResponderEliminar
  41. Brekiaz: jejeje ojala te animes, eso lo decides tu, es parte del secreto que tu debes revelar. pero cuando el llego al seminario era un chico comun y corriente y podia hablar muy bien, al dia siguiente quedo mudo, porque? eso lo decides tu :)

    ResponderEliminar
  42. me ire a comprar unas cosillas a Metro y regreso para escribir, haber si mi mente se prende cuando estoy haciendo unas compras jajaja

    ResponderEliminar
  43. ah por cierto! q t e mandado dos abrazos dsd mi blog, xk no m mandaste uno, no mas un beso xD

    ResponderEliminar
  44. Oh algo mas...ya invitaste a Fran??? (:

    ResponderEliminar
  45. Gran historia, me lo has puesto difícil en continuarla pero en ello estoy, cuando la termine te aviso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  46. Ains, Gary lo siento mucho pero no se me ocurre nada. Lo más recurrente sería hablar de la pederastia pero creo que sería ir a lo fácil y no mola.

    Había pensado en otras cosas pero mira, la iglesia me da tanta grima que no quiero ni nombrarles, así que dejo que la imaginación del resto de bloggeros trabaje a ver si nos sorprende.

    Un beso y siento de todo corazón ser tan poco participativo.


    UT

    ResponderEliminar
  47. Ups.. terminar! XD
    :::::: soy muy malo para esto ! !!
    lo siento...

    pero
    http://brekiaz.blogspot.com/2010/11/gary-aqui-esta-lo-mio-xd-el-intento.html#comments

    Intento... creo que no resulto!! ojJOjo
    ESPERARÉ la segunda parte de tu propio Blog :D OJJOjoOJ

    saludos y a brekiaz tbn:D

    ResponderEliminar
  48. jjajja a petición de mi hermana.. dice que ella da el Fin

    Y TODOS VIVIERON MUY FELICES

    .. tiraré un zapato de tu parte!! xD JOojoj OJj

    ResponderEliminar
  49. Ups, no creas que soy pesada pero verás, soy mala para escribir por encargo pero mira si puedo ayudarte en otra cosa con mucho gusto lo hago.

    Un beso apretado, ¿a ver, a ver quién lo quiere, quién?.


    :)

    ResponderEliminar
  50. Cariño, ya terminé mi versión y lo he publicado en mi blog, espero que te guste.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  51. Brekiaz: Justo regreso de tu blog, me ha gustado tu entrada!!

    Fran: ha estado chevere! muchisisimas gracias!

    Ut: Ok no hay problema :) aunque en mi final caigo en el cliche de la pedofilia jjejeje ya lo leeras

    Tito dolores: Ok, no te preocupes! jejeje se paso tu hermana! jajaja espero tengas una bota en lugar de un zapato jajaja

    la MaLquEridA : Ok, yo entiendo :)

    Fran Frannao: eres lo maximo!! acabo de leerlo! deje mi comentario por alla , pero quiero repetirlo aqui! me ha gustado! una solucion radical jejejeje que yo mismo lo haria jajaja aunque con una granada!

    ResponderEliminar
  52. si me gustara escribir lo haria en mi blog soy muy floja :(

    ResponderEliminar
  53. Antes que todo, no pude ver el video que me linkeaste en mi blog decía que tenia permisos que no se admitia (o algo así)
    Y lo segundo, tu historia es apasionante, la segunda parte no debería relacionarse con sexo (muy trillado) sino podría ser que tuviera un vision (a la Juana de Arco) y a ver que pasa en estos tiempos jeje

    bsos!

    ResponderEliminar
  54. jaj vaya este post marcará un antes y un después, eh, cari? jaja Ya he visto la continuación de Edgard, Alex, y Fran Frannao y aun falta la de Tato.. ha habido alguna mas?

    Bezos.

    ResponderEliminar
  55. - Ave María Purísima.
    - Sin pecado concebida – contestó Amador.
    El silencio se apropió del confesionario. Amador, después de “recuperar” el habla, había solicitado ser escuchado en confesión. No valía cualquiera. Debía ser el cardenal Pedro Jiménez. El tiempo apremiaba, porque el cónclave estaba a punto de comenzar. El caso era tan notorio, un sacerdote que tras 20 años de silencio volvía a hablar, que el cardenal no se pudo negar, más porque le habían transmitido la petición delante de sus colegas, y hubiera quedado como un hombre insensible. Y eso, en este momento no le convenía, cuando era uno de los aspirantes a ser el nuevo Papa. Todos hablaban ilusionados poco menos que de un milagro: “Amador, el cura al que Dios le devuelve el habla”.
    - Dime hijo, te escucho.
    Pero Amador seguía callado.
    El cardenal se estaba poniendo nervioso. Tenía las manos entrelazadas en el regazo, y no dejaba de juguetear con los dedos.
    - Ha sido milagroso que hayas recuperado el habla, hijo – dijo conciliador, al cabo de unos minutos.
    Amador siguió sin abrir la boca. Solo miraba hacía la rejilla que les separaba. Ningún gesto. Solo silencio. Si acaso el roce de los hábitos del cardenal, que no podía evitar moverse continuamente. La situación no le gustaba.
    - Hijo – se decidió de nuevo a romper el silencio – debo apremiarte. El cónclave se abre en unas horas y debo prepararme.
    Silencio.
    - Ego te absolvo à pecatis tuis, in nomine Patris, et F...
    - No le he dicho mis pecados, su eminencia.
    - Hijo, el tiempo apremia. Podría escucharte en confesión otro sacerdote.
    - No, debe ser usted.
    Un escalofrío recorrió la espina dorsal del cardenal. No sabía por qué... algo no iba bien.
    .../...

    ResponderEliminar
  56. .../...
    - Eminencia, sabe... estos días he pensado mucho en la Virgen María. Ha sido mi única madre durante gran parte de mi vida.
    - La Virgen es la madre de todos, hijo.
    - No, no lo entiende. Mi madre murió cuando yo tenía 15 años.
    De nuevo el silencio se apropió del confesionario. A lo lejos se escuchó a una campana dando la media.
    - Se llamaba, Rosalía – siguió Amador; sonreía al imaginar a su madre... la mirada perdida en algún lugar de su memoria – Era bajita, pero muy guapa. O al menos así la recuerdo. No tengo ninguna fotografía de ella... sabe, eminencia, casi mejor. Así mis recuerdos no se empañarán con ninguna imagen terrenal que los estropeen.
    El cardenal miraba hacia delante. Ahora era él el que no movía un músculo de su cuerpo. Solo escuchaba. Ya no le acechaban las prisas. El tiempo había dejado de tener importancia.
    - Tenía el pelo negro, muy largo. Se lo cepillaba todas las noches y todas las mañanas. Me gustaba de pequeño verla por una rendija de la puerta de su habitación mientras lo hacía. Mi madre trabajaba mucho. Quería que yo estudiara una carrera. Y decía que tenía que ganar todo el dinero posible. Yo la decía que no hacía falta, que... que prefería tenerla más tiempo en casa, conmigo. Pero ella me sonreía, me acariciaba la mejilla con su mano... que olía a lavanda, y me decía: “Qué sabrás tú, Amador. Tú estudia”.
    - ...
    - Pero un día, un 13 de diciembre... había tormenta. Nevaba como pocas veces he visto. Viento, frío... oscuridad. Porque sabe, Eminencia, todos las tragedias parece que llaman al mal tiempo. ¿O será al revés? No he visto en las escrituras nada al respecto... Llamaron a la puerta. ¿Le he dicho que no conocí a mi padre?
    La gente se estaba agolpando en la Plaza de San Pedro para asistir a la ceremonia del comienzo del Cónclave. La megafonía se había encendido, y se podía escuchar a lo lejos, la música sacra que habían puesto para amenizar la espera.
    - Yo estaba en la cama, en mi habitación, en el piso de arriba. Estaba muy cansado. Había estado casi todo el tiempo durante la tarde, intentando abrir un camino entre la nieve. Apenas escuché el ruido de la puerta, y a mi madre que la abría, me volví a quedar dormido.
    .../...

    ResponderEliminar
  57. .../...
    Amador hizo una pequeña pausa en su relato.
    - Hasta que de repente alguien abrió de golpe la puerta de la habitación. Todo fue muy rápido. Yo estaba medio dormido, intenté levantarme, pero una mano fuerte me tiró al suelo. Me di en la cabeza, y me empezó a sangrar una ceja... me revolví como pude, mi madre intentaba apartar a aquel hombre... “No, lo hagas” “No diré nada”, gritaba mi madre... “¡Vete! ¡No te necesitamos!”, seguía gritando mi madre. El hombre me dio una patada en el estómago que me hizo vomitar la cena. “Harás lo que yo diga, Rosalía”, gritaba el hombre. Se agachó y puso sus manos sobre mi cuello. Apretaba... yo... yo no podía respirar... “Harás... o le mato”, volvió a gritar. Mi madre se lanzó sobre él, esto le obligó a soltarme, y yo pude coger un podo de aire. Pero el hombre se revolvió y golpeó duramente a mi madre. Yo me incorporé como pude... él se volvió... me golpeó nuevamente, caí al suelo... se puso a horcajadas sobre mí... y apretaba... mis ojos se salían de las órbitas... parecía que me iban a explotar los glóbulos oculares... mi madre consiguió llegar a la ventana, y gritó pidiendo auxilio... “Es tu hijo, Pedro”, gritó de pronto mi madre, suplicándote... padre... te suplicaba...
    Tuvo que callar durante unos instantes... el llanto le impedía seguir...
    - Te suplicó... Pero tú te levantaste, y fuiste a la ventana... y la empujaste. La empujaste... padre...
    Amador sacó de uno de los bolsillos de su sotana un pañuelo. Se limpió la nariz e intentó controlar sus emociones.
    - Eras tú, padre. Lo supe el día que llegué al seminario. Ese pequeño tatuaje que tenías en el cuello... te delató. Ya me he fijado que te lo has hecho borrar... Si yo hubiera llegado un día más tarde, no te hubiera visto... que tierno estabas agachado, besando a esa niña en la puerta, cuando te despedías del director del seminario. Así vi ese tatuaje, el alzacuellos lo tapaba, pero al estar agachado... fue lo único que vi de ti, y por un reflejo de la luz del descansillo... se me quedó grabado... era lo único que recordaba de esa noche en que pensaste que lo mejor era que mi madre y yo desapareciéramos para no suponer un problema en tu carrera. Tan joven, y ya obispo auxiliar. Un amorío y un hijo no eran las mejores cartas de presentación. Pero mi madre no se avino a tus exigencias, padre.
    .../...

    ResponderEliminar
  58. .../...
    Amador escuchó de repente un golpe. Sonó como un libro que caía al suelo, dentro del confesionario. Escuchó atentamente. Percibió una respiración entrecortada. Se levantó y salió. Dio la vuelta al confesionario, y abrió por delante las puertas del cubículo donde estaba sentado el cardenal. Su brazo derecho estaba rígido, y se llevaba la mano izquierda al corazón.
    - He esperado 20 años para contarte esta historia, eminencia - siguió hablando Amador imperturbable - 20 años en silencio... fue un shock llegar a la habitación y unir las piezas... sabes, padre, 12 horas estuvo mi madre tirada en el suelo, sobre la nieve, con esa postura grotesca en la que quedó. Nieve roja por su sangre. Se golpeó la cabeza en el alfeizar de la ventana. 12 horas, hasta que el juez consiguió llegar al pueblo y ordenó levantar el cadáver. Rosalía se llamaba, eminencia. Mi madre.
    Amador metió la mano en uno de los bolsillos interiores de la sotana. Sacó su estola, la besó sobre la cruz que llevaba en el centro, y se la puso sobre los hombros. Sacó una pequeña caja con oleo sagrado, e impregnó su dedo gordo con él. Hizo sobre la frente del cardenal una señal de la cruz. Otra a la derecha, y otra a la izquierda.
    - Por esta santa unción y por su bondadosa misericordia, te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo. Para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad. Amén.
    Dios te salve María...
    El cardenal Jiménez, dejó de moverse.
    - … ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.
    Amador se persignó.
    Se guardó la estola en el bolsillo, y salió de la capilla.
    Sacó su teléfono del bolsillo, y llamó a las asistencias médicas.
    Pero nada se pudo hacer.

    ResponderEliminar
  59. Espero que te guste.

    besos.
    muchos.
    envueltos.

    ResponderEliminar
  60. Acabo de leer lo de Tato. No puedo decir mas nada. Es fácil gritar "genial" por complacencia. Pero cuando algo realmente vale no se encuentran las palabras.

    ResponderEliminar
  61. wow, aunq m estrese xq era mucho, me lo he leido :) valla! pues super duper!!
    bsooouh

    ResponderEliminar
  62. digo por el post de Tatto, bueno los comentarios xD

    ResponderEliminar
  63. ¡Ay mi madre! en que nos estas metiendo esta vez Gary!!
    Acá anda tu blogamiga Miyita, muerta, morida y matada por el secuestro y la marcha forzada de la que fue objeto en el diz que tour por Europa, gritando con un hilito de voz que es lo que le quedó: por fin libre!
    y tu nos pones tarea!!
    via pensarlo ¿si?, se vale asesinar a sangre fria, pegar de patadas a diestra y siniestra, envenenar, y secuestrar gente? se vale? se vale sobornar y coimear? se vale todo? digo...para escribir el final del relato...
    si sí se vale cuenta conmigo pero me via tardarrrrrrrrrrr.

    ResponderEliminar
  64. jaja genial... lo de Tato, eh. Es el rey de los puntos suspensivos, eso sí..

    Bueno, va mi final:

    "Amador después de 20 años sin hablar solo podía decir ¡dios... dios... dios...! No es fácil decir mucho más cuando se ha estado tanto tiempo callado. Nadie era capaz de sacarle otra palabra, por eso lo llevaron hasta el Vaticano para ver si el Papa conseguía obrar el milagro de que dijera algo más.

    pero Amador no salía de aquella frase: "dios... dios...dios...!. El Santo Padre recien elegido, y ya inspirado por el Espiritu Santo, se volvio hacia el Sacro Colegio Cardenalicio y dijo: WEstá claro, aquella noche Amador estuvo con dios". Entonces el pobre Amador, forzando la garganta acertó, a revelar el secreto de aquella noche: "no... no....- balbuceaba- yo no estar con dios... ¡Todo dios estar follando conmigo!".

    El santo padre y los cardenales cayeron de rodillas, gritando... "¡Milagro, milagro!". Le pagaron a Amador un millón de dolares para que se callara que pagaron con el dinero de los fieles de Chicago y se fueron tan contentos a seguir follando con los nuevos novicios que entraron... Había uno muy morenito de culito redondito que se llamaba "Felicísimo".


    Breve, pero contundente, jajaaj Bezos.

    ResponderEliminar
  65. Fiore: No puede ser!!! me moria porque lo veas!!!! Vere la manera de hacertelo llegar!!

    Thiago: Ojala te animes! espero llegue! Y si defnitivamente esto cambiara las cosas! No sabes lo que contento que me siento!

    ResponderEliminar
  66. Tatojimmy: No hay palabras para definir mi agradecimiento. El final me ha gustado muchisimo! justo acabo de poner mi comentario en tu blog!! Lo repito! eres un maestro!!!!

    ResponderEliminar
  67. Edgard: te doy toda la razon del universo! tatojimmy es un capo!!!

    Brekiaz: el final es buenazo! jejeje leer no duele!! jajajaja

    Miyita: Que bueno saber que estas de regreso!! Y si puedes hacer todo lo que sugieres y mas el final es tuyo! te leo!!

    ResponderEliminar
  68. Thiago: Primero gracias a ti, por pedirle a Tatojimmy que participe! gracias a ti encontre su blog, que esta muy bueno y tienes razon! es un maestro!!


    Tu final me hizo reir muchisimo! fino, gracioso y contundente!

    ResponderEliminar

han hecho catarsis