lunes, 4 de mayo de 2015

El telefonito es...

Aceptar los cambios no es fácil. Una vez leí que la gente se resiste al cambio por el miedo.

Uno de mis primeros recuerdos fue cuando instalaron el teléfono. Debo mencionar que eran otros tiempos, cuando pedías el teléfono a la CPT (compañía peruana de teléfonos) podían pasar años para que te coloquen el bendito aparato muy diferente a estos tiempos, tu llamas hoy a cualquier empresa y en menos de 48 horas lo tienes instalado en casa.
Se parecía a este pero en BEIGE

En aquellos tiempos uno pedía el teléfono y eran los nietos los que lo usaban jejeje Perdón me fui por las ramas.

Había llegado el día que tanto habíamos esperado luego de muchos años la CPT nos colocaría el teléfono pero nadie en casa contaba con la inesperada reacción de mi Abuela.
Reacciono como una fiera no estaba dispuesta a permitir el ingreso de ese aparato a la casa. Si la gente tiene que hablar lo tiene que hacer cara a cara decía ella, armo un escándalo como solo ella sabía hacerlo, mi mamá sorprendida ante la reacción se deshacía en disculpa con los pobres técnicos de la CPT.

Finalmente y con engaños ella acepto el teléfono de mala gana, ella odiaba el sonido de ese timbre y no entendía porque la gente lo usaba. Obviamente mi mamá ya había planeado una estrategia, su carta a Francia demoraría aproximadamente un mes en llegar y otro más en regresar.
Fue así que una llamada de Francia obro un el milagro tan esperado. Tengo un tío en Francia del que no teníamos noticias en varios años, se mandó a mudar ocho años atrás y los dos últimos años no tuvimos noticia alguna sobre él.

El timbre sonó y mi Abuela empezó a renegar, mi mama sabía muy bien quien llamaba, contesto para asegurarse y luego grito “! Estela es para ti!”
Mi Abuela levanto los hombros con ese gesto que hace la gente cuando algo no le interesa y sorprendida se acercó al teléfono ¿Quién es? Grito con todas sus ganas y fue mi Tío Luis quien le respondió.

Ella estallo en llanto y sonrisas al mismo tiempo, besaba el teléfono enviándole besos a su hijo ingrato. Todo cambio con esa llamada, ya no renegaba con el timbre y me apuraba para que conteste el teléfono.


Todo cambio es difícil y recuerdo mucho esto, al comienzo es difícil darse cuenta.  Recordar  a mi abuela es delicioso, jejeje les contaría del show del horno micro ondas, o de cuando cambiamos la cocina o el juego de sala, jajaja ahora que lo pienso fue diversísimo. Pero esas otras historias que contare luego.

22 comentarios:

  1. Jajajaja! Me ganaste con la idea, estaba pensando en escrbir sobre la resistencia a cambio de mi padre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues por favor ewcribelo! que me suena interesante! yo he notado que a veces me resisto al cambio! dios sera! que estoy envejeciendo??

      Eliminar
  2. Cuando se inició la luz eléctrica, la gente intentaba encender el bombillo con una cerilla :D

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja Aun recuerdo cuando vivia en la sierra de Arequipa y usabamos candelines a kerosene

      Eliminar
  3. JAJA, que bonita historia, ya me imagino a la abuela mandando besos via fon. Yo a la fecha no tengo telefono fijo, me causa mucha paranoia, pero es momento de vencer los miedos!! si si

    esperemos la historia del microondas.

    Pancho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si es toda una historia tener uno fijo!

      Eliminar
  4. Hace tiempo estoy con gana de contar la historia del microondas de Mamuska.

    ResponderEliminar
  5. Mi Caballero se lleva bien con esto de la tecnología -hasta ahora- con lo que sufre es con la ropa jeje, supongo que es el miedo a perder su rutina y ya no encontrarse nunca más, es su manera de aferrarse a sus mejores años.
    No olvide de retomar las historias que menciona, si? ¡besote Gary!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues tengo varias , mi abuela es una fuente inagotable de historias

      Eliminar
  6. Pues yo ando adaptando a ser co-cuidador

    ResponderEliminar
  7. Al principio no lo quería. Seguro que luego andaba todo el día pegada al aparato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja igualita es mi madre, siempre prefiere las cosas a las que está acostumbrada, si cambia algo se queja horas, días, semanas, hasta que por fin le termina por gustar y luego comienza el ciclo de nuevo jaja.

    ResponderEliminar
  9. Pues te doy la razón y el ejemplo de tu abuela tiene mucho sentido!
    El acostumbrarse demora, no es de un día para otro :)

    Por eso si cambiamos de modelo político y económico, al comienzo nos va a chocar, luego nos vamos a acostumbrar al cambio y en futuro vamos a ver los frutos. La derecha ya demostró que es inútil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja tu cuando queriendo deslizar tus lado rojo! ya te he dicho!!

      Eliminar
  10. Yo también tengo varias anécdotas con mi abuelita (comenzando porque no le gusta que la llamen así).

    Los cambios siempre van a chocar con nuestra zona de confort. Pero si algo ya no funciona o hay algo mejor, hay que dar un paso para avanzar.

    Saludotes

    ResponderEliminar

han hecho catarsis