miércoles, 18 de marzo de 2015

María y la chompa roja

Lo que les voy a contar no es ficción, no es algo que mi mente enfermiza ha inventado, es tan real como tú o yo!

María tiene ahora casi 60 años y si su hijo estuviera vivo tendría casi 41 años, María recuerda como si fuera ayer el día que los terroristas entraron a su casa, rompieron la débil puerta de una sola patada y sacaron a todos de la casa, Todos a la plaza, gritaban los terroristas iba a ocurrir un juicio popular y todos debían estar presentes para presenciar la justicia que proporcionaba el partido.

El delito del que se le acusaba era el ser alcalde y su sentencia y ejecución se hizo con el menor tramite, una piedra de gran tamaño partió en dos la cabeza del alcalde y así como llegaron se fueron. Dos días después llego el ejército y se llevó a todos los hombres jóvenes del pueblo entre ellos al hijo de María, el último de 4 hijos, los otros tres estaban en el ejército, dos ya habían muerto en la guerra contra sendero luminoso.

Ahí comenzó el calvario de María, toco la puerta de todos los cuarteles uno a uno buscando a su hijo, lloro, suplico pero nadie sabía nada. Ella tenía la certeza que se lo habían matado, ella podía sentir que su hijo no estaba vivo. Solo quería encontrar su cuerpo.

No imagino el dolor que debió sentir la pobre María, los del ejercito solían ametrallar a sus prisioneros, prenderles fuego, enterrarlos y luego olvidarlos. Los de sendero luminoso los ejecutaban y dejaban los cuerpos al aire libre para que se pudran.

El tiempo no se detiene y tampoco María, Abimael fue capturado, Fujimori y Montesinos apresados, tres nuevos presidentes habían colocado sus nalgas en el sillón presidencial pero el cadáver de su hijo no aparecía, ella se unió a otras madres que buscaban los cadáveres de sus hijos, esposos, hermanos y se organizaban para estar informadas.

Un día se filtró a la prensa que se había encontrado una fosa común y ellas fueron presurosas a buscar a sus deudos, se encontraron huesos pero el cerco policial les impedía acercarse, María y el resto de madres miraban como iban sacando uno a uno los huesos, cuando de pronto María empezó a gritar Mi hijo! Mi hijo! Ese es mi hijo!!

Las fuerzas la abandonaron y cayo de rodillas, una policía se acercó a la mujer que gritaba y armaba escandalo para abrirse camino y llegar a los restos, ¿Cómo sabes que este es tu hijo? le pregunto la mujer policía, ¡Por la chompa mi capitán! Por la chompa! ¡Yo la he tejido! 

La policía incrédula solo le respondió ¿de todas las chompas rojas del mundo que posibilidades hay que esta sea la que tú has tejido? María respondió con rapidez, cuando la tejía no me alcanzo la lana y complete la manga izquierda con lana verde. La mujer policía le hizo señas para que espere y fue a verificar.

La mujer policía se sorprendió al ver que efectivamente la chompa que envolvía aquellos restos tenía una manga con lana verde en el extremo, ordeno a los demás policías  que alejen a los periodistas. Luego se acercó y abrazo a María con todas sus fuerzas, todas las madres empezaron a llorar alrededor de ella. Luego de tantos años María había encontrado a su hijo.

Pero el destino es cruel y la justicia nunca llega al desvalido, los restos encontrados no podían ser los del hijo de María, pues luego de examen forense se determinó que esos cadáveres eran todos de hombres adultos de más de 30 años y no el cuerpo de un jovencito de 15 años.

Como fue que ese cadáver tenía la chompa de su hijo y donde esta es un misterio que aún no se resuelve, María no ha abandonado su búsqueda y sigue buscando a su hijo, incansablemente.

20 comentarios:

  1. Oh que horror! Una chompa.... es un sweater, un abrigo?
    Asi ha pasado en toda Latinoamerica... Parece ser que un mal comun... En Mexico la guerra sucia es un tema del que poco se habla, y ya casi nadie lo recuerda, pero en los 70s hubo muchos desaparecidos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, una chompa es un sueter.
      Fueron tiempos terribles! el terror estaba en el aire

      Eliminar
  2. De estos hay muchas mas historias aun mas desgarradoras; me hiciste recordar mis clases de historia donde la profe nos leía bastantes extractos desgarradores de esos años. Que tristes años caray.

    ResponderEliminar
  3. Inhumano dolor que agobia a esa madre.


    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pobre mujer y segun se, aun no ha perdido las esperanzas de encontrarlo

      Eliminar
  4. Triste las guerras...Tristes los fanatismos...
    Una historia desgarradora, que al menos le dio la paz a su corazón al saber, donde podría llorar a su hijo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue terrible, ojala algun dia lo encuentre

      Eliminar
  5. Que horrible todo, espero que algún día María encuentre la tan ansiada respuesta.

    ResponderEliminar
  6. Alguien se la quitó o el otro la cambió por algo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. mi esposa es huancavelicana y ahí pasaron cosas muy similares a las que relatas. Tiene una vecina que los policías se llevaron a su hijo, hasta ahora lo sigue buscando. Da mucha pena al verla en las manifestaciones, hasta ahora úlitmo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, en todo el peru, se volvio un cementerio clandestino!

      Eliminar
  8. Mientras los gobiernos (de todo el mundo) sigan pensando que la muerte de un inocente es apenas un daño colateral, el significado de la democracia se ira devaluando.

    ResponderEliminar
  9. ...y es uno de decenas de miles de caos.
    Qué impotencia.

    ResponderEliminar
  10. No me imagino el dolor de esa madre, qué terrible...

    ResponderEliminar

han hecho catarsis