miércoles, 15 de enero de 2014

La pausa del Yerbatero

EL YERBATERO PRIMERA PARTE


Juan Esteban quedo cautivado por esos ojos tan vivos y que bañados en lagrimas solo hacían que se estremezca por dentro, mi padre se cayó de un altillo y su pierna esta hinchada decía entre sollozos tiene mucha fiebre y esta delirando.

Juan Esteban se enamoro en ese momento y recordó las palabras de su madre, echar raíces! Es lo que quería con ella. Pero ahora debía atender al enfermo. Necesito barro negro le dijo a Manú ve con ellos dos ordeno, los dos jóvenes se quedaron sorprendidos Juan Esteban se había dirigido al perro que lo acompañaba, este respondió con un ladrido, olfateo y aire y se acerco a los dos jovencitos, saltando y haciendo piruetas para que lo sigan, ambos levantaron sus hombros y siguieron al perro perdiéndose en la selva, solo uno de ellos regreso por dos ollas grandes para traer el barro.
La muchacha dejo de llorar, ¿en qué puedo ayudar? Dijo hipando En mucho… le respondió y sin darse cuenta limpió sus lagrimas con una ternura que no sabía que tenía. Tenemos que dormir a tu papá le dijo, necesito agua limpia y una olla, la casa sencilla era de barro y paja y todo estaba ordenado y limpio. En una cama estaba el padre delirando en fiebre.
Luego de un solo hervor, agrego hojas de Valeriana, tilo y perejil, una gran cantidad de miel y pétalos de mastuerzo para mejorar el sabor. Juan Esteban le dio de beber la infusión y luego de 10 minutos el padre dormía plácidamente, ahora debemos bajar la fiebre, sobre todo la cabeza. Aplastó unas hojas secas que tenía en su alforja y las colocó alrededor de la cabeza y cubrió toda ella con una chompa mojada en agua.
Examino la pierna y noto que el hueso se había salido de su sitio, eso iba a doler pero luego de dos meses o quizás tres quedara muy bien. Habían pasado casi tres horas cuando los ladridos de Manú anunciaban la llegada del barro negro, era una sustancia asquerosa y hedionda, pero era necesario para inmovilizar la pierna.
En un perol grande se agrego el barro negro y con ayuda del fuego se hizo hervir por tres horas, se agregaba agua para que mantenga su consistencia de barro, se calienta para matar el mal espíritu del barro decía Juan Esteban.

Se coloco al pie de la cama y cogió la pierna del padre, luego jalo y giro la pierna tan rápido y tan fuerte que logro acomodar los huesos en su sitio, obviamente el enfermo despertó gritando de dolor pero lo peor ya había pasado. Una medida del barro negro y arena de rio formaban una corteza tan dura como la madera al secarse, así envolvieron la pierna del padre al que previamente volvieron a dormir para inmovilizarle la pierna.


Cuando ya estaba seca la mezcla el sol hacia mucho que se había escondido, fue cuando llego Baltazar. Apareció en el marco de la puerta llenando todo con su poderosa presencia, corrió a grandes trancos donde estaba ella y abrazándola la lleno de besos, pensé que algo te había sucedido dijo y en ese mismo momento el corazón de Juan Esteban pareció tomarse una pausa…

27 comentarios:

  1. Me encantam tus historias... no hay mas5 que decir. Son mágicas y transportan!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. A la miércoles, se fijó en quien no debía... bueno a veces pasa, pero como decían mis amigos: "para eso está el serrucho" jajajaa. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ah pobre también se me puso el corazón en pausa... Lo bueno es qu e continuara!! Me apasiona todo lo que tiene que ver con los yerberos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo aun no estoy muy seguro como terminara. jejeje

      Eliminar
  4. vaya, pobre, siempre pasa :( esperaré la siguiente parte.

    ResponderEliminar
  5. Juan no debería esperar nada de la muchacha, si Dios le proporciona ese don no es para sacar ventaja.

    El verdadero amor solo procura el bien de la persona amada, no crea ataduras.

    ResponderEliminar
  6. Vaya el yerbatero lo tiene difícil, pero es cuando mejor se pone...

    La reducción de la fractura, me recordó una que presencié hace ya unos años en la selva de la amazonia venezolana...Un "yeso" bastante parecido tuvimos que usar.

    Saludos Gary

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, es cierto, use algunas cosas que se hacen en el ejercito que tiene pocos recursos pero mucho ingenio!

      Eliminar
  7. Soluciones para las roturas de los demás, pero no para la rotura de corazón propia.

    Un beso (con olor a romero)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja el romero! tiene tantas propiedades!!
      Si, es lo mas triste poder ayudar a todos menos a uno mismo!

      Eliminar
  8. Ohhhh esperaremos el desenlace :)

    ResponderEliminar
  9. Interesante, veamos la continuación, saludos

    ResponderEliminar
  10. Me recordaste al yerberito de Celia Cruz... tengo yerbasanta pá la garganta... seguiremos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja bueno la idea comenzo con la de Juanes , por eso el nombre de Juan Esteban

      Eliminar
  11. Uhm, vaya, el amor... si es que tenía que haber un tercero en la historia, claro que... no contaba yo con que el tercero fuese el mismo Yerbatero.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  12. Es un escrito precioso y tierno, me ha encantado... A veces el amor se presenta así, de esa manera tan bonita

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ???? es bonito darse cuenta que la que quieres es de otra persona?

      Eliminar
  13. Ay qué bonito! Me quedé en la escena en que se conocen, los vi, ay qué lindo. Pucha, de dónde salió otro u.u

    Me encantó :(

    ResponderEliminar

han hecho catarsis