miércoles, 30 de enero de 2013

Los Cerezos Gemelos

En la ruta que está prevista para la gran carretera había dos árboles de cerezo, cuyo tamaño y altura eran similares y tan viejos que todos los pobladores pensaban que estaban ahí desde el inicio de los tiempos, el parecido era tan asombroso que todos los llamaban los gemelos.

Japón estaba cambiando, los caminos eran reemplazados por asfalto y las viejas costumbres eran mal vistas, la llegada del mundo occidental había cambiado a Japón.
Así pues luego de muchos debates y con mucha tristeza el pueblo decidió que los arboles literalmente interrumpían el camino de su progreso, así que decidieron talarlos.
Los trabajadores de las carreteras eran antes artesanos, fabricantes de espadas, granjeros, la guerra entre los clanes había devastado a Japón y por eso el uso de espadas estaba prohibido y estaba prohibido también el asesinar a una persona solo para lavar el honor.


Nadie quería ser el dueño de la mano que corte a los gemelos, todos los trabajadores delegaban en el vecino la tarea ingrata, pero apareció un leñador, todo musculo, brazos poderosos y con un carácter belicoso, Son todos unos cobardes!!! dijo señalando a todos, Yo voy a tirar este árbol cogió su hacha y empezó a golpear el tronco con un salvajismo inusitado dando gritos e imprecaciones. Pero el árbol parecía inmune a sus ataques.
Un viejo samurái viendo lo que ocurría se indigno de la manera en que procedía aquel salvaje, el tampoco quería que los cerezos mueran, pero estaba consciente que todo cambio implica sacrificios, recordó con agradecimiento los momentos vividos, recordaba cuando era niño y con su padre aprovechaban la sombra proporcionada por los gemelos, recordaba también el agradable sabor de sus frutos.

Mientras caminaba hacia el Cerezo la gente se apartaba abriéndole camino hasta uno de los gemelos, lo respetaban pues era un distinguido samurái, este hizo una reverencia en señal de agradecimiento y respeto y con una rapidez inhumana lanzo un tajo, la espada silbo al cortar el aire y la gente al unísono lanzo un oooooohh, incluso el leñador se detuvo.
Hubo una ligera pausa, como si el tiempo se detuviera, luego el cerezo cayó con todo el peso de sus años.

El árbol atacado por el leñador quedo en su sitio, como un recordatorio a todos de su propio pasado. Si ves la carretera principal que sale del aeropuerto veras un Árbol de Cerezo, tiene un valor incalculable y su nombre es como el tuyo!

24 comentarios:

  1. Uhm, que me parece a mi que esta historia es de esas metafóricas en las que nos tratas de contar algo que no es de lo que nos estás hablando. Bueno, a lo que iba, el leñador de brazos fuertes... uhm, tú y yo no somos, no?

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues si, tienes razon, entre todo el texto esta escondido un mensaje destinado solo a un receptor, quien sabra descrifrarlo en cuanto lo lea!

      Eliminar
  2. Pudieron haber llamado al Príncipe Vegeta. El pudo haberlo hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mejor hubieran llamado a Goku, se bajaba los arboles, apisonaba y hacia el sendero de las carreteras! :p

      Eliminar
  3. Muy metafórica y muy bonita.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. oooh jejjeje si se entiende entonces! jejejeje muchas gracias!

      Eliminar
  4. Hubiese preferido que a los cerezos los cambiaran de lugar...

    Parece que "la civilización todo lo puede"...incluso acabar con las tradiciones...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, hay algunas tradiciones que tienen que desaparecer, (como lo de los toros por ejemplo) y otras deben mantenerse!

      Eliminar
  5. No entendí :0( El samurai no quería que los talen, pero él mismo cortó uno de ellos? Mató uno, para salvar al otro? O qué pasó, me perdí. Lo único que sé es que no puedes evitar matar a alguien, aunque sea un arbolito u.u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el samurai representa (para mi) un sacrificio que a veces uno debe de hacer con el proposito de avanzar. El leñador representa (para mi) el desorden, el caos que el cambio representa.

      jajajajaja pobre arbol de cerezo. QUe por cierto si existe aunque claro, yo siempre antojadizamente acomodo la historia para contar algo.

      Eliminar
  6. Estuvo bonito el relato pero me dejó confundida al final e__e

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Hablar de cerezos gemelos me recuerda el último episodio de la serie de dibujos animados de DAVID, el gnomo: Al cumplir 300 años, DAVID, y su esposa LISA, cerraron su casa, liberaron al grillo del hogar y se despidieron de SWIFT, su fiel zorro... después subieron juntos a lo alto de una colina, se sentaron en un banco, se dieron la mano, y llorando se despidieron ambos esposos y, de repente, se convirtieron en dos cerezos... ¡Madre mía lo que lloré ese día, es uno de los traumas infantiles que más arraigado tengo...jejeje!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ooh dios! no sabia de esto! vere si lo encuentro en youtube!!!

      Eliminar
  8. Hola Gary. Bonita historia.

    Muchas veces para pasar a una siguiente etapa o fase en la vida, hay que dejar a un lado algunas cosas que pueden tener algo de historia nuestra, o simplemente dejarlas ir. Claro, no es fácil, pero es mejor que quedarte con la eterna duda de qué hubiera pasado.

    Un abrazo.

    LUCHO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo mejor es dejar que los cambios ocurran y atesorar lo que quieras conservar, pero nunca negarse al cambio.

      Eliminar
  9. Bonito. No pensaba comentar pero, tras leer los comentarios, se me ha ocurrido una explicación a la metáfora: el leñador, viene a ser la revolución; el samurai, viene a ser la evolución; frente al progreso necesario para el bien común.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que si Betulo, yo lo vi como una pelea no necesariamente entre ambos, sino con lo externo, hay cambios que a veces uno no quiere y sin embargo lo mejor es que suceda.

      Eliminar

han hecho catarsis