viernes, 9 de marzo de 2012

Yacumama La madre del Agua


Este es un cuento que me contaban mis padres cuando era niño lo comparto contigo... confieso que he cambiado algunas cosas, pero es que cada uno cuenta el cuento como quiere, Yo imagino que se lo cuento a mi sobrino por eso comienza asi...
 
En el país donde nació tu mama hay un lugar donde todo es verde y hay muchas naciones, gente de muchos colores y animales que nunca has visto. La realidad y la magia se mezclan y uno puede vivir sus sueños despierto.
Un buen día Yumi que significa agua en la lengua de los aguarunas salió a recoger leña, su paso se hacía difícil porque llevaba en su vientre a su primer hijo, iba con el cántaro vacio en la cabeza mientras cantaba con dulce voz una canción aprendida de su madre y esta de su abuela. De pronto un dolor inmenso la inundo, su bebe había escogido ese preciso momento para venir al mundo. 

Sentía que su cuerpo se rompería en cualquier momento, se sentó en el tronco de un árbol y empezó a respirar profundamente, la ribera del gran rio amazonas estaba cerca pero la sentía lejana, el bebe ya venía y el dolor se hacía cada vez más intenso y sucedió algo increíble, el tronco inmenso en el que Yumi se apoyaba no era tal cosa! Una inmensa boa salió de su letargo a consecuencia de los gritos lastimeros de Yumi, y con una rapidez increíble se coloco delante de Ella.
Yumi aterrorizada no salía aun de su asombro, me va a comer y se va a comer a mi Bebe era lo único que pensaba, el miedo por su bebe desapareció el dolor que sentía. Pequeña y frágil como estaba era una presa fácil. Pero la inmensa boa se irguió con su largo cuerpo y con la lengua agitándose la observo ladeando la cabeza. Yumi no sabía porque no la atacaba, había escuchado cientos de historias de hombres devorados por serpientes y nunca imagino acabar así.

La boa se acerco y parecía percibir las cosas con aquella lengua bífida que se agitaba como si tuviera vida independiente de la boa, se acerco al rostro de Yumi la olfateo, los ojos de la boa parecían querer hacer contacto con los de Yumi, pero ella aterrorizada evitaba mirar a aquel monstruo y con la rapidez de un rayo el cuerpo de la Boa envolvió el de la mujer inmovilizándola, Yumi sabía que era su final, los poderosos anillos de aquella bestia estrangularían su débil cuerpo como quien quiebra una ramita y luego su cuerpo seria devorado por completo junto con el de su bebe.
Pero eso no sucedió, inmóvil y aterrorizada como estaba no se dio cuenta que la anaconda la sujetaba con una delicadeza inesperada, sus rostros estaban uno frente del otro y algo mágico ocurrió, se escucho un seseo que inundo los alrededores y muchos animales huyeron despavoridos, Sssssoy Yacumama, la madre del agua! Dijo como un susurro ¿Cual essssss tu nombre hija? La sorpresa se leía nítidamente en el rostro de Yumi y es lo curioso en estas situaciones, la sorpresa gatilla en nuestra mente recuerdos que nos golpean con inusual rapidez, y en lo que dura un parpadeo ella recordó las historias que contaba la abuela alrededor del fuego mientras ella acurrucada en sus piernas se protegía del frio de la noche, La Yacumama, la madre del agua, la madre de su pueblo, los aguarunas.
Yumi contesto ella tímidamente y luego gritó de dolor, el nacimiento de su bebe era inminente, la gran serpiente con una destreza increíble giro su cuerpo y en breves segundos formando círculos con sus músculos y escamas formo un nido para Yumi.
Yumi trajo a su hijo con mínimas complicaciones, limpió al bebe con su ropa y ya que su madre no estaba con ella se aseguro de cumplir con la tradición de presentar al recién nacido, me llamo Yumi hija de Satí y este es mi hijo, lo levanto para mostrárselo y la Yacumama lo olio y sintió con la lengua y dijo los hijos de mis hijos son míos, cuidare de tu familia con mi vida.
Los gritos de Yumi no solo despertaron a la Yacumama también alertaron al otorongo más grande de toda la selva, que atraído por el olor de la sangre observaba desde prudente distancia…
CONTINUARA

20 comentarios:

  1. Qué precioso cuento, Gary. Los pueblos que viven en contacto con la naturaleza entienden que todos los seres formamos parte de una gran familia, y todos tenemos nuestro lugar en ella. A ver cómo continúa...

    PD: La imagen de la anaconda nadando en medio del río es espectacular.

    Saludos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Pues si, hay muchas cosas que aun podemos aprender de estos pueblos.

      Eliminar
  2. buenisima entrada, para q encontremos puntos de inflexion, besos buen finde para ti!!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan estos cuentos/leyendas/tradiciones populares que se cuentan en los límites de la civilización. Son mucho más poéticos y te llegan dentro que los nuestros.

    Un beso (para calmar al hijo de Yumi)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja pues ojala te guste la segunda parte!

      Eliminar
  4. no sé por qué me da a mí en la nariz que el Otorongo (lo que quiera que eso sea) se va a llevar un coscorrón de la Yucumama esta. Y bien que le estará.

    Aunque de momento la conclusión que yo saco de todo esto es que si te ponen a parir lo mejor es no hacerse notar. XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajjaa pues tienes que leer la siguiente entrada.

      Pues si, lo mejor es ser muy discreto si estas en la mitad de la selva! para lo que sea que hagas! jajajajaja

      me hiciste reir!!

      Eliminar
  5. Diooos porque el continuará! que maloo )= jajaja, pero me ha gustado :3 . volveré para ver que sucede luego. Ya van 3 blogs con el dichoso "continuara" uu.

    un abrazoo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo tuve que hacer en dos partes porque si lo hago de un tiron saldria tan largo que despues da flojera leerlo jajajaja

      Eliminar
  6. Que lindo cuento! A mi no me contaban ese tipo de historias de pequeño pero me gusta que me las cuenten ahora. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Ok, ojala te guste el final jejejeje

      Eliminar
  7. Que suerte la de tu sobrino que tiene un tío que se sabe ufff... de cuentos y los que no sabe se los inventa.
    Como siempre atrapas con todo lo que escribes. Bonito el cuento, me ha gustado, , , ya quiero leer la segunda parte (escribe rápido jajaja).
    Un abrazo Gx ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te juro que me gustaria contarselos yo mismo!
      Ojala te guste el final

      Eliminar
  8. Hola gary...la verdad que he pasado por tu blog casualmente...además me ha llamado mucho la atención esta historia tan buena que has redactado...
    Llamaste tanto mi atención que prometo empezar a seguirte, no me defraudes ejeje...
    Un abrazo angélico...
    Éreber

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejeje bueno agradezco muchisimo tu comentario! pero no te fies, jejeje aqui tambien se publican mongadas todas salidas de mi cabecita jajajaja

      Un enorme abrazo para ti tambien.

      Eliminar
  9. Que bonito, aunque menos mal que no lo ha leído mi madrina, solo la palabra "serpiente" le pone los pelos de punta, jejeje. Bueno, imagino que de ahí saldrá alguna especie de Dios que veneren todos los animales, a ver qué resulta.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja Yo he visto de niño una boa inmensa que dormia en un pedregal y que se irguio inmensa por encima de la cabeza de la sra que nos cuidaba!!

      Yacumama es un cuento de la selva que tiene algo de verdad.

      Ojala te guste el final

      Eliminar
  10. Nunca había escuchado este cuento, qué lindo y qué lindo como lo cuentas, me voy a ver el final! Llegar tarde tiene sus ventajas ;0)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja me lo contaban cuando era niño, es un cuento triste pero aun asi, pedia que me lo cuenten una y otra vez!

      Eliminar

han hecho catarsis