martes, 1 de julio de 2014

Jonasgolo

Jonás, cuando era niño lo fastidiaban por su nombre, en la secundaria era el objeto de la envidia de mucho de sus compañeros, pues Jonás evoluciono en un jovenzuelo guapo. Sus pestañas largas, sus cejas tupidas, su mandíbula fuerte, su mirada expresiva y esa sonrisa encantadora que arrancaban suspiros (de todas mis técnicas).

Jonás es de esos tipos que tienen un cuerpo escultural y moldeado sin necesidad de hacer ejercicios, pero claro la naturaleza no pone todos sus huevos en la misma canasta y esta no era una excepción, su belleza exterior contrastaba con su horripilancia interior.
Jonás es presumido, se sabe guapo y se aprovecha de ello, las cajeras en el banco le atienden con una sonrisa, sus maestras le perdonan algunos errores y una profesora en la universidad se le insinuó descaradamente y fue así como comenzó su carrera.
Se dio cuenta que podía sacar provecho de su físico, su trabajo era de medio pelo pero con su mínimo sueldo podía darse lujos que sus padres no entendían. Relojes caros, ropa a la moda, cenas y bebidas para sus amigos, que en realidad era personas tan superficiales como él.
Poco se sabe de la prostitución masculina, muchos asumen que solo las mujeres lo hacen pero la realidad es otra, Jonás lo sabe muy bien. Las mujeres que emplean sus servicios son mujeres casadas y abandonadas por sus maridos por dedicarse a trabajar y si no se divorcian es porque saben muy bien que es mejor estar con sus esposos que sin ellos.

Me cuenta sin el menor rubor que la plaza esta floja, que las Tías se han puesto más tacañas, yo le digo en broma que quizás ahora tiene más competencia y que por eso sus ingresos disminuyen.
La disminución de sus clientas ha hecho que sea menos selectivo, antes atendía solo llamadas de la Molina o de San Isidro, pero ahora se aventura a otros distritos. La promoción de servicios es (literalmente) publicidad de boca a boca.
Ahí fue donde comenzó su ruina y vergüenza. Pues resulta que Lima es un pañuelo. Atendió la llamada de una clienta nueva, tomo sus datos y anoto la hora pactada, el viene cada dos semanas a abastecerse del viagra necesario para sus “actuaciones”, fue así como lo conocimos.
Pues para no hacerla larga, le paso lo que le pasa a todos, al abrirse la puerta la recibe una tía en segundo grado que no lo reconoció pero el a ella sí. No pudo cumplir su trabajo. Pues ha descubierto que a su tío (el primo de su mama) le ponen los cuernos con gente como él. 

20 comentarios:

  1. Que feo, o que vergüenza más bien, porque si ha de dar penita que te suceda eso

    En fin, igual el pobre tenía que vivir de algo

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaajjaa si de algo tiene que vivir y ganarse el pan con el sudor de su .... jajajaja

      Eliminar
  2. Asu! Qué fuerte el final!
    Pobre Jonás, me dio un poco de penita :(

    ResponderEliminar
  3. Asu, qué fuerte final...
    Me dio penita Jonas :(
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  4. A la larga esas cosas te pasan factura. Dicen que los feos soportan mejor la vida porque desde que nacen están enfrentando adversidades. Los bonitos como la “han tenido fácil” a veces no soportan las caídas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea, somos, casi casi... invencibles

      Eliminar
    2. Yo soy invencible, Eduardo se computa guapo.

      Eliminar
  5. Jaja. Gary, los rumores vuelan. No hay como tener una buena página para anunciarse y aun así no te libras de los rumores.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  6. Pero Gary, siempre pasa que existen èpocas que estamos al borde del meretricio jajajaja.

    Como han dicho por alli la belleza no es eterna pero hay que sacarle provecho mienstras dura jejeje.


    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hey! La historia está buena; se puede pulir un poco, pero se lee de un tirón.
    Bacán.

    ResponderEliminar
  8. No le debe caer de sorpresa moviendose en ese mundo puede encontrar a cualquiera.


    Beso Gary

    ResponderEliminar
  9. En defensa de Jonas, debo decir que es mejor dar que recibir.

    ResponderEliminar
  10. Qué decir, pobre Jonás, qué difícil su vida :(

    ResponderEliminar

han hecho catarsis